Las instalaciones fotovoltaicas de Galicia generaron 8 megavatios en 2008, un 300% más que el año anterior, según ASIF

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 11 (EUROPA PRESS)

Las instalaciones fotovoltaicas de Galicia generaron ocho megavatios en 2008, cifra que representa un incremento del 300 por ciento con respecto a la de un año antes, según los datos de la Asociación de la Industria Fotovoltaica (ASIF).

La comunidad gallega es, tras Cantabria --dos megavatios--, la autonomía que registra la menor potencia instalada de esta modalidad energética. A la cabeza en la clasificación estatal figura Castilla-La Mancha, con un total de 800 megavatios, Andalucía, con 472, Extremadura, con 398, y Castilla y León, con 328.

El aumento de la potencia instalada en la comunidad gallega el año pasado es el quinto más reducido del Estado, sin contar Asturias, Ceuta y Melilla, que todavía no han implantado ningún proyecto en sus territorios. Por el contrario, los mayores crecimientos correspondieron a Baleares, con un 4.300 por ciento o Aragón, con un 1.557 por ciento.

La Asociación de la Industria Fotovoltaica interpretó como "signo más evidente" de la paulatina incorporación de la energía solar en España el aumento de la potencia conectada a la red, que se incrementó un 318,1 por ciento entre enero de 2009 y el mismo mes del pasado ejercicio y un 1.843 por ciento si se comparan las cifras de enero con las de 2007.

Esta organización señaló que, según la Comisión Nacional de la Energía, la potencia fotovoltaica conectada a la red en el conjunto del territorio el primer mes de este año ascendía a 3.207 megavatios, mientras que esa cifra era de 767 megavatios en el mismo periodo de 2008 y de 767 en enero de 2007.

Asimismo indicó que el número de instalaciones operativas en el mercado español suman 48.579, cifra que supone un repunte del 136 por ciento respecto al año pasado y del 364 por ciento frente a 2007. El ejercicio anterior el total alcanzaba las 21.061 instalaciones y hace dos las 10.449.

ASIF consideró que, a pesar de la limitación del crecimiento que supone el cambio de regulación introducido por el Gobierno central el pasado septiembre, se abren "nuevas e importantes oportunidades de negocio". Así defendió que en una situación de crisis generalizada la energía solar es "un valor refugio, seguro y al alza".