España tira a la basura el 60 por ciento de sus residuos


Basura que acaba en España en un vertedero

Basura que acaba en España en un vertedero

El 60% de los residuos urbanos generados en España acabaron en uno de los 183 vertederos que operan en el país y sólo el 13% se recicló, según el informe de 2007 de Eurostat. Para invertir estas cifras desde el Ministerio de Medio Ambiente se pide a los ayuntamientos una mejor gestión de los residuos mientras éstos ponen sobre la mesa ordenanzas para multar a los ciudadanos que no separen bien en casa. Y todo, en un país donde los datos no están muy actualizados y reflejan que se recicla poco y mal.

Si tenemos en cuenta que sólo el 14% de la basura que se genera en los hogares está correctamente separada, el problema reside en el otro 86% que se recoge ya mezclada, según datos del Ministerio. El ciudadano es el primero que tiene la responsabilidad de separar, pero según una encuesta de la OCU, casi la mitad de los españoles aún no tienen muy claro cómo hacerlo. Y eso que 9 de cada 10 españoles aseguran intentar separar, pero no siempre el resultado es el correcto.

Pero no toda la culpa es del ciudadano. El Ministerio, a través del Plan Nacional Integrado de Residuos (PNIR), ha detectado una escasa implantación de la recogida selectiva de la fracción orgánica (comida) en zonas turísticas, pequeños núcleos de población y territorios insulares.

Leticia Baselga, responsable de residuos de Ecologistas en Acción, también pone el foco de atención en la materia orgánica. El 45% de la bolsa de basura de cada hogar son restos de comida y "son los que menos se reciclan porque el número de elementos impropios que contiene es muy elevado, se contamina desde el origen y acaba en su mayoría en un vertedero". De hecho, el reciclaje del vidrio, los envases y el papel van en aumento.

Multas de los ayuntamientos Una medida para mejorar la separación en las casas que se ha tomado en Madrid es aprobar una normativa según la cual se multará con hasta 750 euros a aquellas comunidades cuyos vecinos reciclen mal. En la misma línea, el ayuntamiento de Tarragona sancionará con hasta 1.500 euros a los ciudadanos que tiren la basura a deshora y mal separada. Granada es otra de las ciudades que se suma a esta iniciativa.

Pero Baselga se pregunta qué harán los ayuntamientos para ayudar a los ciudadanos a separar correctamente sin que para ellos suponga un gran esfuerzo. Tanto desde su asociación como desde Greenpeace se propone a los ayuntamientos que haganmás campañas de comunicación, que haya más facilidades para que el ciudadano pueda tirar la bolsa sin tener que andar tres manzanas y se busque una mejor recogida para evitar que tenga que dejar la bolsa en el suelo. Ambas asociaciones se suman también a la petición ministerial de que los datos del reciclaje sean más claros y se envíen con más periodicidad.

Las 3 R sólo funcionan en EuropaEn otras ciudades europeas las multas ya existen, "pero el grado de concienciación y las facilidades que tienen los vecinos no tienen nada que ver con las que hay en España", dice Baselga.

La regla de la reducción de la cantidad de basura, la reutilización de envases y el reciclaje de los residuos se cumple a rajatabla. Pero España, en materia de reducción, aún suspende. Si en 2007 cada ciudadano de España generó 588 kilos de basura, la cifra alcanza los 26,4 millones de toneladas, tres millones más que en 2006. “España es de los pocos países donde se recoge la basura todos los días”, apunta.

En el caso de Bélgica, segundo país europeo que menos basura manda al vertedero, sólo se puede sacar la basura orgánica a la calle los martes y los jueves. Los lunes pasan a retirar el cartón y el vidrio y los domingos, entre las 14.00 y las 18.00 horas, los restos de jardinería.

Estas normas fueron las primeras que conoció Paula Visnevetsky, argentina que desde hace años reside en Bruselas. "Lo primero que nos contó el presidente de la comunidad fue la política de reciclaje". Cada vecino puede bajar a los cubos comunes su bolsa de la basura, pero entre todos compran unas especiales transparentes que cuestan 40 euros 12 unidades y que es la que se saca a la calle. "Si algún vecino no ha reciclado bien, el operario lo ve y no retira la bolsa".

A nadie se le ocurre tirar la basura a deshora "porque te multan". Paula llegó a Bruselas desde Italia y Argentina, países donde el reciclaje es escaso y nulo respectivamente. "Me acostumbré enseguida. Creo que es una cuestión de buena voluntad, aunque el hecho de que existan los medios para hacerlo ayuda muchísimo. Sinceramente creo que no cuesta nada y ayuda a pensar en el mundo que van a heredar nuestros hijos”, asegura. A los niños, desde los seis años, ya les enseñan a separar en el colegio y "hay cubos para reciclar por todas partes y muchas campañas de publicidad al respecto", concluye.

En el caso de Alemania desde hace años cuando te comes un yogurt lavas el recipiente y le quitas el papel. Eso en España hace años era impensable, por eso quizá los alemanes sólo envían al vertedero un 1 por ciento de sus residuos urbanos y reciclan el 46 por ciento, el porcentaje más alto de toda Europa.