El Gobierno canario incluye dentro de su Plan de Recuperación la especie Yerbamuda de Jinámar, en la isla grancanaria

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 12 (EUROPA PRESS) La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación Territorial del Gobierno canario ha aprobado hoy un documento destinado a la recuperación de la Yerbamuda de Jinámar (Lotus Kunkeli), en la isla de Gran Canaria, acción que se incluirá dentro del Plan de Recuperación con el fin de aumentar las poblaciones de dicha especie en peligro de extinción a 5.000 ejemplares adultos. El proyecto de decreto que incluye el citado documento establece, según informó el Gobierno canario, acciones dirigidas a evitar la desaparición de este endemismo local cuya distribución actual queda restringida a una "única" localidad en la costa oriental de Gran Canaria, en la Peña del Medio Mundo, dentro del Sitio de Interés Científico de Jinámar. En cuanto a la Yerbamuda de Jinámar, está considerada como una planta herbácea de porte rastrero, leñosa en la base, que crece en arenales costeros asociadas a pequeñas acumulaciones de arena y sedimentos eólicos formando parte de comunidades que resisten la movilidad del sustrato y la salinidad ambiental. Asimismo, esta especie ha desaparecido desde 1973 en la desembocadura del Barranco de Jinámar y la búsqueda realizada hasta el momento en la costa este de Gran Canaria, entre Jinámar y Gando, "ha sido infructuosa". Los últimos censos realizados con motivo del programa de Seguimiento de Poblaciones de Especies Amenazadas indican que existen 128 ejemplares adultos y 105 juveniles. Por ello, el objetivo del Plan de Recuperación que hoy ha entrado en vigor se centra en lograr el aumento del número de estas plantas hasta alcanzar los 5.000 ejemplares adultos, lo que permitirá la reducción del riesgo de desaparición de este endemismo grancanario. Respecto a la principal amenaza detectada, está en la pérdida del hábitat natural como consecuencia de actividades antrópicas desarrolladas en la zona en los últimos años, tales como extracciones de arena, proliferación de pistas, tránsito incontrolado de vehículos y personas u obras relacionadas con la instalación de infraestructuras, entre otras. En este sentido, las medidas de alta prioridad que se han incluido en el documento para la recuperación de la Yerbamuda de Jinámar están relacionadas con el reforzamiento de la población actual, así como con la reintroducción de la especie en su localidad clásica y con el establecimiento de nuevos enclaves dentro del Sitio de Interés Científico de Jinámar. Además, otras de las actuaciones que se llevarán a cabo son el seguimiento poblacional, la conservación ex situ en Bancos de Germoplasma, la recuperación del hábitat original de la zona, el control del acceso a la zona de exclusión del SIC y la divulgación de la problemática de la especie, entre otras.