Greenpeace pide al Gobierno que corte las subvenciones a la compra de nuevos vehículos anunciadas por Sebastián

MADRID, 9 (EUROPA PRESS)

La organización ecologista Greenpeace pidió al Ejecutivo que corte los subsidios a la compra de nuevos vehículos al tiempo que obligue al sector a iniciar una "profunda reforma" de reducción de producción y cambio hacia modelos más eficientes y menos contaminantes.

De este modo, la ONG rechazó hoy las subvenciones al sector del automóvil anunciadas ayer por el ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, en la Feria del Automóvil de Barcelona, al considerar que "no son más que una subvención directa al cambio climático".

Sebastián expresó ayer la intención del Gobierno de acometer medidas de estímulo de la demanda interna y del consumo, que se sumarían a los apoyos de algunas comunidades autónomas a la compra de automóviles nuevos.

Así, la ONG considera que todos los subsidios para adquirir un nuevo turismo no son más que una subvención directa al cambio climático, por lo que se opone a esta medida de impulso de la demanda de turismos ya que, en su opinión, esta es la forma "más cara y más dudosa de hacer más eficiente el parque móvil español".

La organización advirtió en un comunicado que "no es aceptable" buscar soluciones a la crisis económica sin valorar la "grave crisis climática a la que hay que hacer frente" y expresó su repulsa a que se utilice dinero público para "alimentar el cambio climático" manteniendo la dependencia del coche particular, principal causante del aumento constante de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) del sector. Igualmente cree que la industria automovilística se opone "desde hace años" a adaptarse a los tiempos y a las necesidades ambientales de la sociedad.

"Los subsidios hacen que muchos ciudadanos que no se pueden permitir comprar un automóvil lo hagan. Pero cuando el subsidio acabe, las ventas volverán a caer así como ya ha ocurrido en el caso de los anteriores planes de estímulo. La industria automovilística seguirá pidiendo que se mantenga el flujo de dinero público para tapar sus problemas estructurales de exceso de producción", explicó la responsable de la campaña de Transporte de Greenpeace, Sara Pizzinato.

Asimismo, Greenpeace pide una Ley de Movilidad Sostenible encaminada a minimizar la dependencia del transporte privado y que apueste por el público, es decir "más ferrocarril y espacio para medios no motorizados".

"El cambio climático está aquí y es posible combatirlo al mismo tiempo que se mantiene una economía más sana y más verde" concluyó Pizzinato.