Las calles de Madrid rozaron en marzo el límite máximo de ruido soportable, establecido por la OMS en 65 decibelios

Once de las 27 estaciones medidoras supera ese nivel y durante la noche sólo el 14% está por debajo del límite de 55 decibelios

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

La ciudad de Madrid registró en marzo una media de 63,63 decibelios de contaminación acústica, lo que sitúa a la capital en niveles cercanos al máximo de ruido soportable, establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 65 decibelios ponderados, según datos extraídos hoy por Europa Press del Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid.

De las 27 estaciones operativas, 11 superaron este nivel, lo que significa que el 40 por ciento de las calles residenciales madrileñas están fuertemente contaminadas por ruido, según informes de la OMS. Entre las zonas que más contaminación acústica soportan se encuentran las calles Santa Eugenia, con 70,9 decibelios; Doctor Gregorio Marañón, con 70,3 decibelios; seguida por el Paseo de Recoletos (69,8); y la avenida de Ramón y Cajal, con 68,8 decibelios anotados, todas ellas calles por donde circulan diariamente miles de vehículos.

Por el contrario, según datos del Ayuntamiento de Madrid, las zonas de la capital que soportan menos contaminación acústica están situadas en la Casa de Campo, con 50,6 decibelios; la calle General Ricardos, con 55; y Vallecas, con 57,7, zonas alejadas del centro de la capital.

El Departamento de Calidad del Aire municipal cuenta con 30 estaciones de Medición Medioambiental dentro la Red de Vigilancia que se encargan, a través de micrófonos especializados, de establecer datos diurnos y nocturnos de todas las zonas de Madrid. Las de la Glorieta de Carlos V, la Plaza de Castilla y Villaverde se encuentran actualmente fuera de servicio, debido a las obras de la zona. Asimismo, cuentan con varias unidades móviles, que se encargar de hacer mediciones puntuales y concretas, la conocida como 'patrulla antiruido'.

NIVELES NOCTURNOS

Respecto al nivel de ruidos nocturnos, que comprende la medición entre las 23 y las 7 horas, el Departamento de Calidad del Aire recomienda que no se superen los 55 decibelios. Según los datos registrados el miércoles, día laborable, por los sistemas de medición municipal, todas las estaciones superaron ese límite, salvo las situadas en las zonas de El Pardo, Casa de Campo, y General Ricardos y Vallecas.

Los fines de semana, concretamente las noches de viernes y sábado, los niveles de ruido aumentan sensiblemente en la zona centro de la capital, debido al aumento del transporte y a la actividades de los locales de ocio. Así, vecinos de las calles aledañas a la puerta del Sol, Gran Vía, Chueca, Plaza de Huertas y el barrio de La Latina se quejan reiteradamente de los estruendos que provocan la acumulación de gente en zonas de marcha.

La Ordenanza del Ayuntamiento de Madrid de 2004 sobre Protección de la Atmósfera contra la Contaminación por Formas de Energía establece diferentes niveles máximos de ruido, que oscilan entre los 50 y 80 decibelios diurnos y los 45 y 75 nocturnos dependiendo de cinco tipos de áreas urbanas diferenciadas.

Entre las actividades causantes del ruido, aparecen en primer lugar el tráfico, y luego las obras y otras actividades laborales y la industria. Los efectos producidos por el ruido pueden ser fisiológicos, como la pérdida de audición, y psicológicos, como la irritabilidad exagerada, según informa el Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid.