Una zona verde protegida de Madrid Río es empleada como vertedero provisional, denuncia el PSOE

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

Una zona verde catalogada y protegida e incluida en el proyecto Madrid Río es empleada por el Gobierno municipal como vertedero provisional, denunció el portavoz socialista de Medio Ambiente en el Ayuntamiento de Madrid, Pedro Santín, que añadió que esto constituye un "atentado ecológico".

El edil denuncia que el Consistorio cedió de manera "gratuita e ilegal" a la empresa Urbaser, concesionaria del servicio de limpieza viaria del distrito Centro, una parcela municipal de 1.500 metros cuadrados en la confluencia del Paseo de la Virgen del Puerto con la calle Segovia, un terreno que es utilizado como centro de transferencia de basura desde febrero de 2006.

El PSOE exige al área de Medio Ambiente, presidido por Ana Botella, que clausure de inmediato este cantón y levante la superficie asfaltada en el mismo. "Tener un vertedero provisional en una zona verde incluida en la operación Madrid Río, catalogada y protegida, es un atentado ecológico además de una agresión contra un monumento histórico como es el Puente de Segovia", advirtió el concejal socialista.

Santín subrayó que la cesión es "un regalo a Urbaser, que cobra por la limpieza del distrito Centro más de 25 millones de euros al año" y que con esta parcela "se ahorra los costes del traslado de las basuras directamente al vertedero de Valdemingómez mientras que el Ayuntamiento paga a la empresa un canon anual fijo independiente de los viajes que se realicen al vertedero".

"Este cantón o depósito de basuras funciona desde hace tres años ilegalmente y fue cedida por el área de Medio Ambiente sin acuerdo municipal arrasando una zona catalogada como verde por el Plan General de Urbanismo, en la que no se pueden poner vertederos de ninguna clase, ni fijos ni móviles", sostuvo Santín, que adelantó que el PSOE pedirá responsabilidades a quien haya autorizado la utilización de esta parcela pública para la prestación de un servicio que realiza una empresa privada.

El concejal socialista explicó que todos los días entran en esta parcela "cientos de pequeños camiones y vehículos de limpieza" a descargar muebles, enseres, cartones y residuos que recogen los camiones de basura en los distritos de Centro y Arganzuela. Estos residuos se vierten en grandes contenedores en esa parcela para, una vez llenos, ser transportados al vertedero de Valdemingómez.

Este traslado, que generalmente se hace por la tarde, conlleva que la basura puede permanecer acumulada allí "durante varios días", con los consiguientes problemas de suciedad y olores. Santín exigió al área de Medio Ambiente que clausure de inmediato este cantón y que la basura allí acumulada se lleve a alguno de los cuatro cantones de limpieza "legales" con los que cuenta el distrito Centro.