El Principado destaca la importancia de la recuperación del castaño


OVIEDO|

El director general de Recursos Naturales, Manuel Calvo, ha dicho este miércoles que la Guía de buenas prácticas para la conservación y custodia del castaño en el Parque Natural y Reserva de la Biosfera de Las Ubiñas-La Mesa "es un punto de partida para la mejora del hábitat de esta especie desde la perspectiva ecológica y económica, de tal forma que se convierta en una actividad que, unida a los aprovechamientos del monte, permita crear puestos de trabajo y fijar población en el medio rural".

La publicación, presentada en Oviedo, se enmarca en el Programa Conserva, que desarrolla la Agrupación para el Desarrollo Sostenible y la Promoción del Empleo Rural (Adesper) y que busca proteger la biodiversidad y garantizar la custodia de unidades paisajísticas relacionadas con el castaño. La iniciativa cuenta con el apoyo de la Consejería de Desarrollo rural y Recursos Naturales y de los Ayuntamientos de Lena, Quirós y Teverga.

Manuel Calvo ha explicado que la protección del ecosistema de esta especie en el espacio protegido es "una necesidad cada vez más apremiante" porque, entre otras cuestiones, en España y Europa se encuentra infectada por dos hongos -conocidos como tinta y chancro- que amenazan su supervivencia.

La guía, ha apuntado Calvo, es un trabajo de sensibilización que incluye las actividades más importantes para la recuperación del castaño, entre las que figura el manejo del suelo, los injertos, las podas y el control fitopatológico, y refleja también la importancia de los hongos asociados a estos árboles: 30 especies diferentes de las que 19 son altamente valoradas como comestibles. Además, los contenidos del documento pueden aplicarse en todo el territorio asturiano.

"El castaño es un árbol importante dentro del parque y su hábitat es muy rico y variado, tanto en biodiversidad vegetal como animal", ha subrayado el director general, que ha añadido que su custodia en este enclave "debe ser una de las prioridades, por su riqueza paisajística, por su antigüedad y porque puede ser utilizado como una fuente de ingresos en una zona donde la supervivencia económica no es fácil".

A su juicio, la especie "puede ser el origen de nuevos puestos de trabajo relacionados con la producción y el cuidado mediante podas de alto nivel técnico, que podrían desarrollar una o varias empresas de cuidados forestales y pequeñas industrias de transformación que aportan un valor añadido al producto".

Asturias es la comunidad autónoma donde el castaño ocupa más superficie como especie principal. La extensión total del Principado supera el millón de hectáreas de las cuales, aproximadamente el 73%, son consideradas de uso forestal. De esta superficie, casi el 60% está arbolado y el 18% son castañedos, según los datos aportados por el Gobierno regional.

La planta está presente en todos los concejos asturianos, bien sea como especie principal o acompañante. Es la especie arbórea que mayor superficie ocupa en Asturias: 80.560 hectáreas como especie principal, a las que se suman casi otras 100.000 en la que es acompañante de otras frondosas. Los territorios con mayor superficie de castaño son Tineo, Cangas del Narcea, Mieres, Aller, Teverga, Quirós, Lena y la cuenca del Nalón. Prácticamente toda la superficie está dedicada a la producción de madera y solo unas 3.000 hectáreas se destinan a la de fruto. El Principado produce unas 140 toneladas de castaña, un 0,8% del total nacional, que alcanza las 18.259 toneladas.