Terra Natura envía dos tigresas, 'Neu' y 'Pluja', a Cantabria para que creen un grupo reproductor


ALICANTE|
Terra Natura envía dos tigresas, 'Neu' y 'Pluja', a Cantabria para que creen un grupo reproductor

Terra Natura envía dos tigresas, 'Neu' y 'Pluja', a Cantabria para que creen un grupo reproductor ALICANTE | EUROPA PRESS

El parque zoológico Terra Natura de Benidorm (Alicante) ha anunciado que trasladará a dos crías de tigre, 'Neu' y 'Pluja', para que constituyan un grupo reproductor en el parque de naturaleza de Cabárceno, en Cantabria.

La actuación se desarrollará después de que las tigresas hayan cumplido los tres meses de vida y se haya producido el destete, para evitar riesgos de salud durante el proceso de transporte. Este sábado 29 de abril los visitantes de Terra Natura podrán contemplar a 'Neu' y 'Pluja' por última vez antes de su partida, según ha informado el complejo a través de un comunicado.

En Terra Natura Benidorm existe actualmente un grupo reproductor consolidado de la especie, por ello se ha optado por transferir a las dos hembras criadas a mano a un nuevo espacio. La acción del traslado se enmarca dentro de los programas de intercambio y de reproducción de animales que llevan a cabo los centros que pertenecen a la Asociación Ibérica de Zoos y Acuarios y a la Asociación Europea de Zoos y Acuarios.

TRASLADO DEL RINOCERONTE 'SUSTO'

El complejo de Benidorm participa en varios programas de reproducción europeos (EEP) de especies en peligro de extinción y en estado crítico en la naturaleza. Entre los programas más importantes en los que colabora destaca el traslado del macho de rinoceronte indio, llamado 'Susto', que nació en febrero de 2012 y fue trasladado a Irlanda. Además de esta especie, los expertos del parque también trabajan con otras especies para fomentar su reproducción como primates, felinos, elefantes, entre otras.

Se estima que, hoy en día, tan solo quedan 2.500 individuos de tigre de la subespecie de Bengala en la naturaleza. La población de estos animales, en las últimas décadas, se ha visto mermada debido a la destrucción de su hábitat, la caza furtiva y el uso de parte del cuerpo del tigre para la medicina oriental china, una práctica que ha sido prohibida.