ANIDA se opone al Parque Eólico de Tobarrillas (Yecla) porque su construcción "dañará la flora y la fauna de la zona"

MURCIA, 22 (EUROPA PRESS)

La Asociación Naturalista para la Investigación y Defensa del Altiplano (ANIDA) muestra públicamente su oposición al futuro Parque Eólico de la Sierra de Tobarrillas, del municipio de Yecla, porque su construcción "dañará y alterará la flora y la fauna de la zona", según informaron la citada asociación en un comunicado.

Y es que, según explicaron, la Sierra de Tobarrillas posee un extenso bosque de pinar, hábitats de interés comunitario, aves rapaces protegidas, riqueza florística, rutas de senderismo. "Consideramos que construir el Parque en esta Sierra supone una alteración irreversible de los hábitats y de los valores florísticos, poniendo en juego la supervivencia de las especies de fauna presentes, algunas de ellas de excepcional fragilidad,".

Además, indicaron que la parte afectada por el futuro parque eólico está incluida en el Mapa Ecológico de Yecla como Lugar de Interés Ambiental, con una valoración alta. Parte de la zona forestal donde se pretende ubicar los aerogeneradores sufrió un incendio forestal en el año 1994, incidente que provocó la modificación de la Ley 10/2206, quedando prohibido el cambio de uso forestal al menos durante 30 años.

El impacto ambiental del Parque y el tendido eléctrico de evacuación "no fueron evaluados de manera conjunta, por eso entendemos que es necesario que las evaluaciones de impacto ambiental analicen de forma global las posibles afecciones al medio natural, ya que la presencia de una segunda infraestructura, el tendido eléctrico, puede generar efectos acumulativos de mayor relevancia que los considerados inicialmente", explicaron.

Así, la línea eléctrica de evacuación, en su primera parte, discurre aérea por terrenos forestales, con el consiguiente peligro de incendio forestal. A partir de ese punto, discurre de forma paralela y poca distancia del borde noroeste de la Zona de Especial Protección para las Aves ZEPA 'Estepas de Yecla', lo que supone "un peligroso efecto barrera ante la posibilidad de colisión de las aves esteparias que realizan vuelos a baja altura".

En es sentido, Anida señaló que la Administración regional "no evaluó las posibles afecciones y repercusiones de la línea eléctrica sobre este espacio protegido por la Unión Europea. Es paradójico que desde la administración se exija a los agricultores de la ZEPA de Yecla que soterren las líneas eléctricas mientras a pocos metros las grandes empresas pueden construir líneas eléctricas aéreas de importante dimensión", criticaron.

Por último, la asociación destacó que el movimiento ecologista está a favor de las energías renovables y "creemos firmemente en la necesidad de que las administraciones impulsen la implantación de estas energías, pero no a costa de dilapidar nuestro patrimonio natural, sobre todo sin una ordenación territorial previa y unas evaluaciones de impacto ambiental que garanticen la conservación de los ecosistemas y la biodiversidad".