Australia eleva al diablo de Tasmania a especie en peligro de extinción por los tumores faciales que sufre

SIDNEY (AUSTRALIA), 22 (EUROPA PRESS)

Las autoridades australianas han elevado el nivel de protección del mayor marsupial carnívoro del mundo, el diablo o demonio de Tasmania, situándolo como especie en peligro debido a los tumores faciales que sufren estos animales debido a un defecto genético.

La población de diablos lleva declive desde la década de los noventa, cuando estos animales, que sólo se encuentran en la isla australiana de Tasmania, en el sur del país, empezaron a mostrar una serie de tumores faciales que acaba matándolos.

"Esta enfermedad ha llevado a una caída cercana al 70 por ciento de la población de diablos de Tasmania desde que la enfermedad fuera conocida por primera vez en 1996", explicó hoy el Ministro del Medioambiente, Peter Garrett.

Tras años de estudios e investigación, el demonio fue incluido el año pasado en la lista de especies en riesgo de Naciones Unidas. Garrett anunció que el Gobierno australiano ha cambiado su situación de vulnerable a especie en riesgo, lo que conlleva protecciones extras para este animal, informa la prensa local.

Los científicos han explicado que entre 20.000 y 75.000 diablos de Tasmania permanecen en los bosques de la isla desde que se conoció la enfermedad, que mata lentamente a los demonios, ya que los tumores faciales les llegan a impedir comer, por lo que muchos mueren de inanición, mientras que otros fallecen asfixiados.

Los expertos han advertido de que los diablos de Tasmania podrían extinguirse en unas pocas décadas a menos que la población se estabilice. "Si las cosas continúan por este camino, veremos la extinción entre los próximos 20 y 40 años", indicó Hamish McCallum, científico del Programa de Tumor Facial del Diablo.

Esta especie se extinguió de la principal isla de Australia varios cientos de años antes de los asentamientos europeos. En Tasmania, los granjeros consideran a estos animales una amenaza para el ganado y hasta 1941 se permitía su caza.