Canguros y wallabies australianos se instalan desde mañana en el Zoo Aquarium de Madrid con la nueva zona 'Ayers rock'

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

El Zoo Aquarium de Madrid contará a partir de mañana con una instalación llamada 'Ayers rock', que albergará a los canguro grises (macropus fuliginosus) y a los wallabies de Bennet (macropus rufogriseus), a los que próximamente se les unirán varios ejemplares de wallaby de roca o de pies dorados (Petrogale xanthopus xanthopus), una de las especies de marsupiales más valoradas y difíciles de ver fuera de Australia.

En una superficie de más de 800 metros cuadrados, esta nueva instalación permite a los visitantes hacer una "inmersión" en el hábitat de los animales de la mano de personal especializado, que les informará de sus costumbres y hábitos. Además, podrán conocer más detalles sobre Australia, un país donde el 85 por ciento de las plantas con flor, del 84 por ciento de los mamíferos, el 89 por ciento de los reptiles, del 93 por ciento de los anfibios, del 90 por ciento de los peces e insectos y más del 45 por ciento de las aves son endémicos.

Para reflejar en parte la gran diversidad de hábitats y mostrar uno de los monumentos naturales del paisaje australiano, el Zoo Aquarium ha construido una réplica del monolito Ayers Rock, que los aborígenes llaman Uluru, y que es un lugar mágico y sagrado declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

La reproducción de esta roca, la segunda más grande del mundo, se ha realizado en fibra de vidrio y su colorido ha tratado de reflejar la fusión del rojo incandescente del amanecer en el desierto, con el misterioso violeta del ocaso australiano.

Tanto el diseño de la instalación como las dimensiones de este 'uluru madrileño' han sido marcados por el Ministerio de Medio Ambiente de Australia. Esta onstitución es la que valora y autoriza la cesión de especies únicas, como los wallabies de pies dorados, a aquellas instituciones que no siendo australianas, reúnen las condiciones y exigencias necesarias para mantener especies únicas en el mundo.

Con esta nueva instalación, el Zoo Aquarium de Madrid pretende que sus visitantes tengan un mayor grado de interactividad con los animales y un conocimiento más amplio sobre las especies, "que posibilite una sensibilización mayor sobre la protección del medio ambiente y la naturaleza".