Se cumplen 150 años del primer 'árbol de la vida'


MADRID|
Se cumplen 150 años del primer 'árbol de la vida'

Se cumplen 150 años del primer 'árbol de la vida' MADRID | EUROPA PRESS

El biólogo alemán Ersnt Haeckel publicó hace ahora 150 años el primer 'árbol de la vida', una forma de representar la biodiversidad basada en la teoría de la evolución de las especies.

Su investigación filogenética, titulada 'Morfología general de los organismos' no sólo versó sobre la enorme variedad de especies vegetales y animales, sino también sobre las conexiones entre estas especies.

En el último número de la revista Nature, los historiadores de la ciencia y la educación científica, los investigadores Uwe Hosfeld y Georgy S. Levit de la Universidad Friedrich Schiller de Jena en Alemania, conmemoran este aniversario.

"La idea de representar visualmente las especies y su desarrollo ya era conocida en aquel momento", dice Levit. "Sin embargo, las ideas anteriores nunca tuvieron en cuenta el principio de la monofilia y la selección natural en la especiación". Esta conexión surgió por primera vez a través de las teorías evolutivas de Charles Darwin.

El naturalista británico dibujó en su diario una idea de un árbol de la vida en 1837 y lo presentó en forma de diagrama en su obra pionera "Sobre el origen de las especies" en 1859. Haeckel retomó la teoría de la evolución de Darwin en su obra de 1866 'Morfología general de los organismos', y dibujó el primer árbol genealógico filogenético, o árbol de la vida.

"Filogenia es la historia evolutiva de los organismos", explica Hosfeld. "Ya que Haeckel fue el primero en definir este término, en esa misma obra, él fue también la única persona capaz de representar el primer árbol de vida de este tipo". Para ser más precisos, Haeckel diseñó el árbol de vida monofilético, porque muestra los tres reinos - animales, plantas y Protista (organismos que no pueden ser clasificados como una planta, animal o hongo) - que surgen de una raíz común.

Sin embargo, no sólo Darwin influyó en la creación de Haeckel. También fue inspirado por un lingüista que era su colega y amigo en Jena. "Ya en 1863, el lingüista August Schleicher creó un primer árbol genealógico "para representar el desarrollo de las lenguas indo-germánicas", dice Hosfeld. "Ernst Haeckel finalmente adoptó esta forma de visualización".