El Gobierno de Canarias financia un estudio sobre la situación actual de la codorniz común en el Hierro y Gran Canaria

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 19 (EUROPA PRESS)

El Gobierno de Canarias iniciará en breve un estudio que analizará la situación actual de la codorniz común en las islas de El Hierro y Gran Canaria, según informó la Asociación Canaria de Entidades de Caza (ACEC) en nota de prensa.

El estudio permitirá a los cazadores canarios ampliar sus conocimientos sobre la codorniz en El Hierro y Gran Canaria ya que en la isla de Tenerife ya se estudia esta pequeña ave desde hace una década.

Los trabajos a desarrollar consistirán en el censo, anillamiento y recogida de muestras biológicas, para determinar, entre otras cuestiones, las poblaciones, densidades y movimientos insulares.

Según la ACEC, el Director del proyecto será Jesús Nadal García, del centro de producción animal de la Universidad de Lérida, de reconocimiento a nivel nacional e internacional, y que ya ha redactado el Plan Insular de Caza para Tenerife, que actualmente está pendiente de aprobación.

En la línea desarrollada por este doctor en el archipiélago, destaca el estudio poblacional y genético de la perdiz moruna en la Gomera y Tenerife, así como en Ceuta, y a nivel supranacional, en Túnez.

La codorniz, pequeña migradora, antaño abundante, ha disminuido en población debido principalmente al abandono de la agricultura tradicional y al uso abusivo de fitosanitarios. Es un ave muy susceptible a los cambios de hábitat, que proviene de los cuarteles de invierno de la franja subsahariana (Senegal y Mauritania).

Desde el mes de febrero, esta pequeña viajera, visita Canarias para reproducirse durante la primavera y el estío. Los cazadores canarios vienen ejerciendo sobre esta especie una presión cinegética que la ACEC valora como "simbólica", capturándola, ocasionalmente y en pequeñas cantidades, a partir del mes de septiembre, una vez que el grueso del contingente ya ha abandonado las islas.

Las poblaciones sedentarias, que se estima no superan un 10 por ciento del total, nunca han sido un atractivo para los cazadores canarios, ya que, debido a su escasez y a lo reducido de la superficie realmente apta para su caza, siempre ha sido una pieza de fortuna o de oportunidad, por que la Asociación espera que los estudios de Nadal aporten una valiosa información, que sirva para mantener el aprovechamiento sostenible de esta ave en los próximos años.

Por otro lado, los cazadores canarios llevan años demandando el estudio en profundidad de las principales enfermedades que afectan al conejo en Canarias, la vírica y la mixomatosis. Estas enfermedades, hace dos décadas desconocidas, en la actualidad han aumentado de forma exponencial la caída de las densidades del lagomorfo.

Con un 80 por ciento aproximado de licencias que se dedican a su caza, la ACEC considera que este animal se merece un estudio independiente, regional y diligente que marque, una vez finalizado, las pautas a seguir para su recuperación en las diferentes islas afectadas.