El Ministerio de Medio Ambiente evalúa favorablemente la ampliación del aeropuerto de Bilbao

Se deberá elaborar un 'Plan de Aislamiento Acústico' del entorno y las isófonas (huella acústica) serán revisadas cada cinco años

BILBAO, 25 (EUROPA PRESS)

El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) ha evaluado favorablemente el proyecto "Ampliación del aeropuerto de Bilbao", promovido por Aeropuertos Nacionales y Navegación Aérea (AENA). La Declaración de Impacto Ambiental (DIA) ha resuelto que siempre y cuando se autorice en la alternativa y en las condiciones señaladas en la misma, que se han deducido del proceso de evaluación, no se producirán impactos adversos significativos, según información del MARM facilitada por la Delegación del Gobierno en el País Vasco.

Del estudio de la previsión de la demanda y el análisis de la situación actual, se obtienen las necesidades de adaptación de las instalaciones del aeropuerto de Bilbao. Para atender a la demanda prevista para el aeropuerto de Bilbao, el proyecto de ampliación contempla el desarrollo de la plataforma norte, tanto para estacionamiento de aeronaves comerciales como de vehículos, principalmente por la insuficiencia de capacidad de la plataforma sur.

Asimismo, es necesario el traslado de la zona de carga al norte del aeropuerto, así como ampliar la zona de servicios, con el objetivo de una mejora operativa, flexibilizando el tratamiento de carga aérea y el suministro de servicios en el lado norte.

En la Declaración de Impacto Ambiental aprobada se establecen las medidas que debe adoptar el promotor para la protección del sistema hidrológico, la calidad del aire, la calidad acústica, suelo, vegetación, la fauna y el patrimonio cultural.

PROTECCION ACÚSTICA

Las medidas para hacer frente al problema del ruido del aeropuerto van orientadas hacia la reducción de los niveles sonoros emitidos por las aeronaves en la fuente, ordenación y gestión del suelo, procedimientos operativos de reducción de ruido y restricciones operativas.

Durante la fase de operación se aplicarán las medidas recomendadas por la OACI (Organización de Aviación Civil Internacional) y la FAA de Estados Unidos (Federal Aviation Administration) para la reducción de los impactos como rodaje sin necesidad de utilizar todos los motores, minimización del tiempo de espera de aviones, planificación trayectoria de los vehículos de apoyo en tierra, restricción del uso de la reversa etc.

Dado que en el estudio de impacto ambiental se ha constatado la existencia de edificaciones afectadas acústicamente por la actividad del aeropuerto, el promotor elaborará un Plan de Aislamiento Acústico de su entorno. Dicho plan se ejecutará en aquellas viviendas y edificaciones de usos sensible (docente, sanitario y cultural) que requieran una especial protección contra la contaminación acústica y que dispongan de licencia de obra con fecha anterior a la de publicación de la resolución.

Las isófonas (huella acústica) serán revisadas cada cinco años o cuando se produzcan modificaciones relevantes. A iniciativa de la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental del MARM se creará una Comisión de Seguimiento Ambiental del aeropuerto de Bilbao y sus efectos sobre el medioambiente.

En el entorno del aeropuerto se instalará una estación de medición de contaminantes atmosféricos de origen aeroportuario. En los mismos plazos y condiciones en que se presenten las revisiones de la huella acústica, se presentarán las modelizaciones de las inmisiones de los contaminantes.

El estudio de Impacto ambiental recoge un Programa de Vigilancia Ambiental con el fin de garantizar el cumplimiento de las medidas protectoras y correctoras y de detectar y corregir diferentes alteraciones que no hayan podido preverse en la fase de estudio.