El Parque de la Naturaleza de Cabárceno presenta en sociedad a Cristina, una elefanta africana criada a biberón

Es la primera elefanta africana de segunda generación que nace en Cabárceno, en España y una de las primeras en Europa SANTANDER, 26 (EUROPA PRESS) El consejero de Cultura, Turismo y Deporte, Francisco Javier López Marcano, ha asistido hoy, en el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, a la presentación en sociedad de Cristina, una cría de elefante africano criada a biberón por el equipo de veterinarios y cuidadores del parque, después de ser rechaza por su madre al nacer. Cristina, que en junio cumplirá tres años, es, además, la primera elefanta africana de segunda generación que nace en el parque cántabro, donde ya han visto la luz un total de trece elefantes. Esta cifra convierte a Cabárceno en el parque donde mayor número de elefantes africanos han nacido en cautividad del mundo, según ha recordado López Marcano. El consejero ha destacado la faceta científica desarrollada en el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, cuyos resultados "son ejemplo a nivel mundial", tanto en lo que se refiere a la labor de protección de especies amenazadas como a la reproducción en cautividad y el estudio de programas científicos. "El parque no es sólo uno de los principales centros turísticos de Cantabria, sino un lugar de referencia a nivel científico", ha explicado López Marcano, quien también ha subrayado la labor didáctica y educativa que se lleva a cabo con los niños y jóvenes a través del Aula Medioambiental. En el curso 2007/08 pasaron por sus aulas un total de 20.344 alumnos de colegios de Cantabria, España, Francia y Reino Unido. LA HISTORIA DE CRISTINA Después de dos años de cuidados especiales, debido al rechazo de su madre desde que naciera, Cristina empieza a hacerse adulto y comienza su periodo de integración con los otros once elefantes que conviven en el Parque de la Naturaleza de Cabárceno. El 18 de junio de 2006, a las diez de la noche nació Cristina, hija de Kira y de Chisco. Es la primera elefanta africana de segunda generación que nace en Cabárceno, en España y una de las primeras en Europa (su madre fue la primera elefanta africana que nació en Cabárceno y en España) y a su vez es el nacimiento número 13 de elefantes que se han producido en las instalaciones cántabras. La gestación de Kira fue mucho mas larga de lo habitual dado que duró 22 meses (2 meses más de lo normal), a causa de lo cual Cristina pesó al nacer 95 kilos, mucho peso para una cría de elefante. No se sabe si por esta razón o porque la madre era primeriza o porque parió en la cuadra en vez de en la pradera, el hecho es que Kira se desentendió de Cristina desde el principio. EXPERIENCIA EN LA CRÍA DE ELEFANTES En las primeras horas de vida, el equipo veterinario del parque y los cuidadores necesitaron de la ayuda de la elefanta Zambi (una madre muy experta y con un gran instinto maternal). Zambi ayudó, con su trompa, a Cristina a ponerse en pie y obligó a la madre a permanecer quieta mientras la pequeña cría mamaba. Sin embargo, las complejas relaciones sociales que existen dentro de un grupo de elefantes (Kira es la hija de la matriarca del grupo y por lo tanto dominante jerárquicamente sobre Zambi) propiciaron que la madre volviera a imponer su voluntad y ha venido rechazando a la pequeña 'Cris' desde su primer día de vida. Aprovechando la experiencia de la crianza del elefantito Pepe (otro de los inquilinos de Cabárceno) el equipo de veterinarios del parque optó por criar a la pequeña elefanta con leche en polvo, haciéndole ganar entre 500 y 700 gramos diarios de peso. Se empezó con 12 tomas al día, es decir, cada dos horas y tanto de día como de noche, aunque transcurridos los primeros meses se rebajó a 8 tomas diarias. A los seis meses 'Cris' comenzó a comer su primer alimento sólido consistente en hojas de árbol que se le dejaban caídas en el suelo y al año, su alimentación ya era una mezcla de leche con pienso para potros que parecía gustarle bastante. En cuanto a su integración en el grupo, ésta está siendo lenta y laboriosa. Con el objeto de que no perdiese el contacto con los otros elefantes, se habilitó un box en la cuadra del recinto de elefantes, donde pasaba las noches, oyendo y oliendo al resto de los componentes de la manada, evitando de esta forma que Cristina se considerase más un humano que un elefante De esta manera los días los pasaba en un patio exterior con posibilidad de interaccionar con los otros bebés de elefante y de noche compartía la cuadra con los adultos. Su crecimiento ha sido muy rápido y con 16 meses ya pesaba 312 Kg. En junio de 2008, cuando cumplió dos años, empezó a comer lo mismo que el resto de elefantes. Hoy supera lo 500 kilos de peso y aunque sabe que sus congéneres son aquellos que están al otro lado de las vallas y que no hay nada que le impida juntarse con ellos en la pradera, prefiere permanecer cerca de los cuidadores de elefantes que siempre tienen para ella una palabra cariñosa. 13 CRÍAS NACIDAS EN CABÁRCENO El Parque de la Naturaleza de Cabárceno se ha convertido en una de las instituciones en las que más crías de elefante africano han nacido en cautividad en todo el mundo. En sus sólo 18 años de existencia, el parque ya ha visto nacer a 13 crías, la mayoría de ellas hembras. Actualmente, la familia de paquidermos del parque cántabro está compuesta por doce elefantes. Penny, nacida en 1991 y que llegó al parque desde Inglaterra en 1990, es la mayor de la familia. Le siguen Zambi, Laura, Gustl, Kira, Coco, Hilda, Kenia, Brisa, Yambo, Infinita y Cristina. Kira, Coco, Hilda, Yambo, Infinita y Cristina son hijos de Chisco, el más emblemático de los elefantes que ha vivido en Cabárceno, fallecido hace tres años. Zambi, también es otra de las insignias del parque. La elefanta iba a ser sacrificada por haber atacado en numerosas ocasiones a sus cuidadores. Tras su paso por varios zoológicos europeos, donde puso en serio peligro a cuantos cuidadores trabajaban con ella, se ofreció el Parque de Cabárceno como única solución a su fatal destino. En la actualidad Zambi vive feliz en el Parque y ha sido madre de tres crías. PROGRAMAS DE INVESTIGACIÓN La faceta científica desarrollada en Cabárceno ha convertido al parque cántabro en una referencia internacional en cuanto a la conservación de especies en peligro de extinción, siendo pionero en programas de reproducción de especies animales en cautividad, especialmente en el campo del elefante africano. Cabárceno participa en un importante número de estudios y análisis que lleva a cabo en colaboración con otros parques y zoológicos, así como con Universidades, asociaciones y centros de investigación de todo el mundo. El Parque está integrado y colabora en Programas específicos de protección de especies en peligro de extinción (Elefante, Rinoceronte blanco, lobo ibérico, cebra grevy, tigre siberiano, hipopótamo enano, jirafa reticulada, bisonte europeo, addax y mandril) y participa activamente con las asociaciones más importantes AIZA (Asociación Ibérica de zoos y acuarios) y EAZA (Asociación Europea de Zoos y Acuarios)