Greenpeace denuncia a España ante la UE por permitir el contrabando de madera

  • Tarragona, 23 abr (EFE).- La organización ecologista Greenpeace ha denunciado a España ante la Unión Europea por "no perseguir" el delito de contrabando de maderas de especies amenazadas, según ha anunciado hoy el abogado de los ecologistas José Manuel Marraco, en el VII Congreso Nacional de Derecho Ambiental.

Greenpeace denuncia a España ante la UE por permitir el contrabando de madera

Greenpeace denuncia a España ante la UE por permitir el contrabando de madera

Tarragona, 23 abr (EFE).- La organización ecologista Greenpeace ha denunciado a España ante la Unión Europea por "no perseguir" el delito de contrabando de maderas de especies amenazadas, según ha anunciado hoy el abogado de los ecologistas José Manuel Marraco, en el VII Congreso Nacional de Derecho Ambiental.

Marraco ha anunciado que el pasado 20 de marzo, en vísperas del Día Forestal Mundial, Greenpeace España envió una queja formal a la Comisión Europea por "el incumplimiento" por parte del Estado español de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

La denuncia se ha hecho pública hoy coincidiendo con la presentación del informe "Comercio ilegal de maderas y aplicación del Convenio CITES en España", que recopila varios casos de "importación y/o posesión irregular de maderas de especies amenazadas", incluidas en el citado convenio, según fuentes de Greenpeace.

Según Marraco, que ha coordinado el informe, el mensaje que el departamento de Aduanas, la autoridad administrativa y la fiscalía están mandando al sector de la madera es que "el delito de contrabando no se persigue en España".

El informe revela que "algunas empresas" del sector maderero "han estado introduciendo en España maderas protegidas en el convenio CITES utilizando otros nombres de maderas parecidas".

Entre los años 2003 y 2006, la Guardia Civil intervino "más de 55 toneladas de madera de palosanto de río", una especie en peligro de extinción procedente de América del Sur que se introduce en España bajo los nombres de caviuna, jacaranda o pitomba y cuyo comercio está prohibido, han señalado estas fuentes.

Los ecologistas han lamentado que, pese a las intervenciones realizadas, se archiven la mayoría de casos, y han citado las operaciones "Palo" (2002-2005) y "Tarima" (2006) del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) y de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, que supusieron la apertura de diligencias y causas judiciales en diversos juzgados.

Greenpeace España se presentó como acusación popular en los procedimientos abiertos, aunque todas las causas menos una fueron archivadas, lo que "pone de manifiesto las graves carencias del sistema de control, así como la descoordinación entre las diferentes autoridades implicadas y la inacción de las mismas", ha añadido la organización ecologista.