Iberdrola gastó 13 millones de euros durante 2008 en reducir su impacto en la biodiversidad

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

Iberdrola gastó durante 2008 un total de 13 millones de euros en reducir el impacto de la compañía en la biodiversidad de las zonas en las que opera, según figura en el Informe de Biodiversidad, presentado hoy con motivo de la celebración mañana del Día Internacional de la Biodiversidad.

Actualmente, la empresa dispone de 6.584 kilómetros de líneas de muy alta tensión en España, de los que un 17,7 por ciento se encuentran en áreas protegidas (1.166 kilómetros), y 99.291 kilómetros de líneas de media y alta tensión, un 18,36 por ciento en áreas protegidas (18.271 kilómetros). Así, la extensión global de líneas en áreas protegidas es de 19.887 Kilómetros.

Además, aunque Iberdrola no tiene instalaciones de generación térmica en áreas protegidas, dispone de 5.458 hectáreas de embalses gestionados por la compañía en espacios protegidos como reservas de la biosfera, parque nacionales, humedales y parques naturales.

En 2008, Iberdrola gastó 2,8 millones de euros en acciones para la gestión de impacto de la biodiversidad en estos embalses y en el resto de zonas afectadas por el negocio liberalizado del grupo, que incluye la generación y comercialización de electricidad y gas.

Mientras, en el área de negocio de distribución gastó 2,2 millones en acciones para minimizar el riesgo ambiental de vertido y disminuir el riesgo de electrocución de aves, así como otros 3,5 millones de euros de inversiones en energías renovables, que supusieron un gasto de 2,7 millones de euros.

Según afirma la compañía, los "dos retos prioritarios" para la gestión de la biodiversidad son: disponer de una cartera de fuentes de generación de energía eléctrica equilibrada que satisfaga la demanda y no deje huella ecológica y minimizar el impacto de su actividad en las regiones y países que destaquen por su riqueza en cuanto a diversidad biológica.

Entre los proyectos realizados en 2008 para reducir su impacto en la biodiversidad, Iberdrola destaca la puesta en servicio de instalaciones de desulfuración en las centrales térmicas de Velilla (Palencia) y Longannet (Escocia), que permitirán la reducción de aproximadamente el 90 por ciento de las emisiones de Óxido de azufre (SOx).

Asimismo, en Latinoamérica, la compañía ha seguido adelante con el proyecto de recuperación del ecosistema en el estuario de Garrapatas, en México, donde vierte el agua el ciclo combinado de Altamira, y en la planta de Termopernambuco, en Brasil, de cara a optimizar el sistema de tratamiento de aguas de la instalación.

Por su parte, en el Negocio de Redes, Iberdrola destaca las actuaciones realizadas en la Reserva de la Biosfera de Urdaibai (Vizcaya); el acuerdo cerrado con SEO para rebajar los riesgos para el águila perdicera en los tendidos eléctricos de Toledo y Guadalajara; el convenio con la Consejería de Medio Ambiente de Murcia para preservar especies amenazadas por las instalaciones de distribución de energía o la reforma de la línea Boca Huergano-Posada de Valdeón, en León.

También en el campo de la distribución, Iberdrola ha puesto en marcha iniciativas en Reino Unido, entre las que se encuentran trabajos como la introducción de cableado bajo el estuario de Dovey, considerado Reserva Natural Nacional, para evitar la perturbación del hábitat.

ACUERDO CON FUNDACIÓN PATRIMONIO NATURA.

Entre las principales actuaciones desarrolladas en el área de las energías renovables en España, Iberdrola destaca la colaboración de la empresa con la Fundación Patrimonio Natura para promover iniciativas de cara a conservar y gestionar el patrimonio natural de Castilla y León o los convenios firmados con la Empresa Pública de Gestión Ambiental de Castilla-La Mancha y la Consejería de Medio Ambiente de esta comunidad para el aprovechamiento de la biomasa forestal y la repoblación 30 hectáreas en Cuenca.

Más desvinculado de sus áreas de negocio, Iberdrola participa en el Programa para la Conservación del Urogallo Común Cantábrico, puesto en marcha en el Parque Natural de Picos de Europa. El objetivo principal de esta iniciativa, desarrollada con la Fundación Biodiversidad y SEO/Birdlife, es la recuperación de esta especie, concienciando en paralelo de la importancia de la misma a la población de la zona.

Asimismo, la compañía también ha llevado a cabo trabajos en el Parque Nacional de Monfragüe para la recuperación y la conservación del conejo silvestre, como primera fase de un proyecto más amplio de protección de aves rapaces, y ha construido lugares de cría en las paredes de roca para especies rupícolas de la zona.

A nivel corporativo, se han impulsado iniciativas de formación y sensibilización ambiental, como los cursos organizados en 2008 en el marco del Aula de Biodiversidad Iberdrola y la creación de un Foro Ambiental con expertos externos de cara a conocer su percepción y sus expectativas sobre las actuaciones de la Empresa en materia de biodiversidad.

Iberdrola dispone de una Política de Biodiversidad aprobada por el Consejo de Administración en diciembre de 2007, que se aplica a todas las unidades de negocio y regiones en las que opera la compañía.