Junta de C-LM activa el protocolo contra el uso de veneno tras encontrar seis buitres muertos en Consuegra (Toledo)

TOLEDO, 13 (EUROPA PRESS) La Consejería de Agricultura y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, a través de la Delegación de Toledo, ha activado el protocolo de actuación en el marco del Plan Regional contra el uso ilegal de venenos en el Medio Natural tras encontrarse muertos tres buitres leonados y un buitre negro, y dos ejemplares más de buitre negro en estado crítico en una finca del término municipal de Consuegra (Toledo). Los ejemplares fueron encontrados ayer por la Guardia Civil, que procedió a informar a los agentes medioambientales de la Consejería y éstos se desplazaron hasta el lugar de los hechos, junto con agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA), procediendo a activar el protocolo de actuación y todas las medidas cautelares que conlleva, como la suspensión de la actividad cinegética si se confirma la existencia de veneno, informó la Junta en nota de prensa. Los seis animales fueron trasladados al Centro de Estudios de Rapaces Ibéricas (CERI) de Sevilleja de la Jara, dependiente del Organismo Autónomo de Espacios Naturales de la Consejería de Industria, Energía y Medio Ambiente, para hacer los análisis oportunos. De acuerdo con el protocolo de actuación, ayer se dio instrucciones a la Unidad Canina de lucha contra el veneno de la Consejería de Agricultura y Desarrollo Rural, ubicada en Albacete, para proceder en el día de hoy a un rastreo de la zona con objeto de localizar posibles cebos envenenados. Desde primera hora de la mañana esta Unidad se encuentran operando en la zona. En las últimas semanas se han detectado dos casos más en la provincia de Toledo a través de la labor realizada por los agentes medioambientales de la Delegación provincial. El primero de ellos, en una finca en el término municipal de Polán, en el que aparecieron restos de veneno y 37 lazos sin freno, con 10 zorros capturados y un conejo, y el segundo en un coto del término de Albarreal de Tajo, con tortillas de patata que presuntamente contenían veneno. Desde la Consejería, se trabaja también en estos dos casos de presunto uso de venenos y lazos sin freno, en colaboración con la Unidad Canina. GRAVES DAÑOS EN LOS ECOSISTEMAS El empleo ilegal de venenos en el medio natural supone graves daños en los ecosistemas, y es una de las principales amenazas para la conservación de numerosas especies de fauna amenazada. Los venenos causan amplias mortandades que afectan a numerosas especies, de las que no están excluidos los animales de compañía ni el propio ser humano. Sus efectos pueden persistir de forma oculta durante años, y el movimiento de los animales afectados puede extender su acción a largas distancias del lugar donde se emplea el tóxico. Entre las principales especies susceptibles de ser envenenadas, además del buitre leonado y buitre negro, especialmente amenazada, se encuentra una especie en estado tan crítico de supervivencia como el águila imperial, siendo la provincia de Toledo, junto a la de Ciudad Real, el principal reducto para la conservación de esta especie a nivel mundial. Otras especies amenazadas por esta lacra son milanos, alimoches, especies cinegéticas como el jabalí e incluso los perros de ganaderos y cazadores. El uso de venenos está prohibido y considerado como un método no selectivo y masivo de captura de animales silvestres por la legislación estatal y autonómica, y está considerado como infracción por la legislación de caza y de conservación de la naturaleza y como delito en el Código Penal.