La Mancha es la región donde más rápida y notable está siendo la recuperación del águila imperial ibérica

MADRID/TOLEDO, 8 (EUROPA PRESS)

La población de águila imperial ibérica creció un 8,1 en la Península al alcanzar 253 ejemplares, 249 en España y 4 en Portugal, lo que confirma la continua recuperación de la especie que también amplió hasta 19 sus territorios reproductores, según informó hoy el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM). Castilla-La Mancha continúa siendo la región española que mayor número de territorios alberga y donde más rápida y notable está siendo la recuperación.

Así, el MARM, las comunidades autónomas y el Instituto de Conservación de la Naturaleza, que forman parte del grupo de trabajo del águila imperial ibérica constataron también el aumento de los números de pollos que volaron sin novedad en los nidos controlados, y que llegaron a 310, es decir 58 pollos más que en 2007.

Además, Castilla-La Mancha continúa siendo la región española que mayor número de territorios alberga y donde más rápida y notable está siendo la recuperación, mientras que Castilla y León registró la mayor productividad por pareja en los últimos años en una comunidad autónoma, con 1,63 pollos por pareja, debido a un intenso programa de alimentación suplementaria.

Concretamente, el área de distribución continúa también ha aumentado, destacando la aparición de nuevos territorios en las provincias de Albacete y Valladolid y también en las zonas limítrofes con el sur de Portugal, donde además de las 4 parejas territoriales localizadas hay otras dos posibles. También, en los Espacios Naturales Protegidos se localizaron unos 54 territorios y unos 200 en ZEPA.

Según informó el MARM, la especie dispone de tres planes de recuperación aprobados oficialmente por las comunidades autónomas de Castilla y León, Extremadura y Castilla-La Mancha y además existe desde 2001 una Estrategia Nacional para su conservación, que por acuerdo del grupo de trabajo será objeto de revisión y actualización próximamente.

El departamento que dirige Elena Espinosa destacó que los datos muestran que la especie continua en recuperación poblacional debido, principalmente, al trabajo coordinado de las administraciones, con la ayuda de las ONG, en la aplicación de una serie de medidas consensuadas y concretas, que se han mostrado "eficaces y prácticas" como la lucha contra el uso ilegal de venenos, en la corrección de líneas eléctricas peligrosas, los programas de alimentación suplementaria a pollos en nido con problemas, la vigilancia de nidos expuestos a molestias y la protección singular dispensada por las propiedades privadas donde habitan las águilas.

Finalmente, subrayó asimismo la labor de la administración portuguesa en los últimos años para la mejora del estado de conservación de la especie, que también ha dado "sus frutos".

Sin embargo, señaló la "preocupación" por el elevado número de sustituciones que están ocurriendo en las parejas de este país, por lo que las Administraciones española y portuguesa, en el marco del vigente acuerdo de colaboración para la especie, intensificarán su cooperación en los próximos años, por la que España aportará experiencia y tecnología necesaria para identificar el origen de de esta problemática de las águilas de Portugal.