Las autoridades de protección civil de Guatemala se declaran en alerta naranja por las lluvias

  • Guatemala, 11 may (EFE).- Las instituciones de protección civil de Guatemala fueron declaradas en alerta naranja para reaccionar ante cualquier eventualidad por las copiosas lluvias que afectan al territorio nacional, informó hoy una fuente oficial.

Las autoridades de protección civil de Guatemala se declaran en alerta naranja por las lluvias

Las autoridades de protección civil de Guatemala se declaran en alerta naranja por las lluvias

Guatemala, 11 may (EFE).- Las instituciones de protección civil de Guatemala fueron declaradas en alerta naranja para reaccionar ante cualquier eventualidad por las copiosas lluvias que afectan al territorio nacional, informó hoy una fuente oficial.

El portavoz de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), David de León, explicó que la alerta por las lluvias es la "naranja", la misma que se mantiene por la presencia de la gripe A, que hasta hoy ha causado tres casos positivos en Guatemala.

La alerta, dijo, significa que las instituciones están preparadas para movilizar alimentos, frazadas y otros productos que se requieran para la habilitación de albergues y resguardar a la población.

Hasta ahora, se ha informado de pocas inundaciones en regiones del occidente y norte del país, pero no se tienen datos de víctimas mortales, aunque si de daños en cultivos agrícolas.

De León detalló que en el departamento norteño de Petén 288 viviendas han sido dañadas por inundaciones, que han afectado a 1.565 personas.

Mientras que en el departamento de Alta Verapaz, también en el norte, han quedado dañadas 404 viviendas y 2.335 personas resultaron afectadas, anotó, aunque no se han registrado evacuaciones.

El vicepresidente de Guatemala, Rafael Espada, aseguró hoy, en declaraciones a periodistas, que todas las instituciones públicas se encuentran preparadas para hacer frente al invierno de 2009, que, según el Instituto de Meteorología (Insivumeh), será copioso.

De acuerdo con la institución, 40 por ciento del suelo guatemalteco es susceptible a derrumbes e inundaciones.

Al menos 70.000 familias que viven en laderas y en los llamados asentamientos humanos corren el riesgo de sufrir desastres debido a la humedad que se registra en esos lugares por las lluvias.

La Conred ha identificado por lo menos 8.200 puntos de riesgo por inundaciones y desmoronamientos de tierras en el país.

De acuerdo con el Ministerio de Ambiente, 64 por ciento del territorio guatemalteco tiene un alto nivel de degradación de suelos.

Durante el invierno de 2008, según las estadísticas oficiales, se registraron 116 muertes, 113.296 personas resultaron damnificadas y de ellas 34.000 fueron evacuadas.

Además, 18.720 viviendas y 38 escuelas resultaron dañadas y 355 tramos carreteros quedaron destruidos en todo el país, donde hubo un total de 715 inundaciones, 80 deslizamientos y 93 derrumbes a causa de las lluvias.