Nacen ocho nueve linces dentro del programa de cría en cautividad, de los que sobreviven tres

SEVILLA, 31 (EUROPA PRESS) Un total de ocho nuevos cachorros de lince ibérico (Lynx pardinus) nacieron la pasada semana en tres camadas diferentes dentro del programa de cría en cautividad, impulsado por la Consejería de Medio Ambiente y el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, de los que sólo han sobrevivido tres. Según los datos recogidos por Europa Press de la página web de este programa, el pasado jueves 'Duna', una hembra primeriza de dos años de edad nacida en cautividad --hija de Aura y Garfio-- que se emparejó con Alfonso, parió a tres cachorros en el centro de cría El Acebuche, los cuales fallecieron "en intervalos aproximados de 12 horas cada uno" a pesar de los cuidados médicos dispensados por el equipo del centro, que los trasladó al módulo de crianza artificial ante el desinterés mostrado por la madre. La necropsia practicada a los ejemplares concluyó que éstos presentaban un cuadro de congestión aguda generalizada y, aunque quedan analíticas por recibir, en principio, no parece que la causa de la muerte fuese infecciosa. Según recoge la web del programa de cría, los recién nacidos mostraron un comportamiento "sorprendente", ya que, trascurridas las ocho primeras horas del parto y una vez que la madre salió a beber, los cachorros lograron salir de la paridera y alcanzar el exterior, rompiendo la conducta habitual de mantenerse juntos en el cubil hasta que regrese la madre, lo que los ayuda a termorregular y a que pasen desapercibidos ante posibles depredadores. Asimismo, el pasado viernes 'Castañuela', hembra primeriza de tres años de edad --hija de Saliega y Garfio-- que se emparejó con 'Beta', dio a luz a tres cachorros en el centro de cría La Olivilla (Jaén), los cuales "evolucionan correctamente" gracias al "excelente" instinto maternal mostrado por la madre hasta el momento, a pesar de que sus primeros pasos mantuvieron al equipo del centro a la expectativa. Por último, 'Barraca', otra hembra primeriza de cuatro años capturada en la naturaleza en Sierra Morena que se apareó con 'Brezo' parió el pasado sábado dos cachorros en el centro de Cría La Olivilla (Jaén), los cuales "nacieron muy débiles y con capacidad de movimiento limitada", por lo que a pesar del "buen instinto" que mostró la hembra en todo momento, fallecieron transcurridas apenas una hora de su nacimiento. DESDE 2005, 32 LINCES NACIDOS EN CAUTIVIDAD Estos nuevos nacimientos vienen a sumarse a los acaecidos el pasado día 19 de marzo en el centro de El Acebuche en Doñana, donde nacieron tres cachorros, y en el centro de La Olivilla (Jaén), en el que nacieron dos el pasado día 23 de marzo, con lo que se contabilizan esta temporada ocho nuevos linces nacidos en cautividad de cinco partos diferentes. En total, desde que comenzara el Programa de Conservación Ex-Situ en 2005, se han logrado sacar adelante a 32 linces, experimentando un crecimiento exponencial que ha supuesto un adelanto respecto a las previsiones iniciales de este programa. Los tres primeros nacidos esta temporada dentro del programa son hijos de Saliega, la primera lince que dio a luz cachorros dentro del programa de cría en cautividad en 2005, y Almoradux, un macho de procedente de la población de linces de Doñana. Por su parte, los dos nacidos en La Olivilla son los primeros que nacen en este centro de cría en cautividad de Jaén y son hijos de 'Dama' y 'Domo', dos ejemplares primerizos de dos años de edad (subadultos). La presente campaña reproductora del Programa de Cría en Cautividad del Lince Ibérico cuenta con 22 hembras con potencial reproductor, veinte adultas (diez en La Olivilla, ocho en El Acebuche, y dos en el Zoobotánico de Jerez), y dos subadultas (una en El Acebuche y otra en La Olivilla). Hasta el momento un total de 16 hembras han copulado en los tres centros, si bien existe un alto porcentaje de hembras primerizas cuya gestación podría resultar complicada. El Programa de Cría en Cautividad tiene como objetivo asegurar a corto plazo la conservación del material genético de la especie y crear, a medio y largo plazo, nuevas poblaciones a través de programas de reintroducción. En paralelo, en Andalucía se está desarrollando el proyecto para la Conservación y Reintroducción del Lince Ibérico del programa europeo Life Naturaleza, que cuenta con un presupuesto de 26 millones de euros, el de mayor entidad concedido nunca a España. En el desarrollo de este programa, con vigencia hasta el 2011, participan diferentes administraciones públicas, entidades privadas y asociaciones conservacionistas Además de continuar con las actividades de conservación y seguimiento de las poblaciones actuales, esta iniciativa permitirá la reintroducción y el reforzamiento de las poblaciones de esta especie; así como actuaciones para la aceptación social y el asesoramiento científico sobre este felino calificado como en peligro crítico de extinción en el mundo.