Seprona alerta sobre la tenencia de animales exóticos tras apresar una peligrosa tarántula en el parque de Valdemorillo

Deben ser adquiridos con los permisos legales y nunca abandonados en los parques, pues pueden provocar riesgos y problemas ambientales

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

El Servicio para la Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Comandancia de Madrid de la Guardia Civil alertó hoy a la ciudadanía del peligro que supone la tenencia y abandono de determinadas especies de origen exótico en la región, tras apresar el día de San Isidro una peligrosa tarántula en el parque de Valdemorillo.

La tarántula, que había sido abandonada por su dueño, es una araña venenosa de unos 20 centímetros, de color negro y vientre rojizo que se caracteriza por tener unas fuertes patas y por su picadura, que es peligrosa, aunque no mortal para los humanos.

Además, el Seprona recordó que la semana pasada un hombre ingresó grave en el hospital tras recibir una picadura de una serpiente de cascabel que tenía como mascota. La serpiente, de procedencia venezolana, suele producir daños en el hígado y afecta a la coagulación de la sangre. En este caso, el herido evoluciona favorablemente.

La belleza y el atractivo que suponen este tipo de especies ha provocado que muchos ciudadanos de la Comunidad de Madrid las hayan adoptado como mascotas en los últimos años, en detrimento de otro tipo de animales.

El problema surge, a juicio del Servicio de Protección a la Naturaleza de la Guardia Civil, cuando los dueños se dan cuenta de los cuidados especiales que requieren estas especies, que distan de las necesidades de las especies que tradicionalmente son adquiridas como animales de compañía.

En muchos de los casos, la situación se agrava al haber adquirido estas especies exógenas sin las correspondientes licencias, lo que, además de ser motivo de una infracción administrativa, pone en peligro a la fauna del país de origen, "pues son capturadas sin ningún tipo de control y transportadas en condiciones inadecuadas", apuntó el Seprona.

Por ello, una de las consecuencias negativas de estas situaciones es el abandono de este tipo de especies, que a su vez origina un grave desequilibrio en los ecosistemas, al desplazar éstas a las autóctonas, por su comportamiento más agresivo.

Son varias las administraciones que disponen de centros especializados en la recogida y cuidado de especies exóticas, por lo que el Seprona ruega que, en lugar de abandonarlas, sean entregadas en dichos centros.