Aigües de Terrassa (Barcelona) crea una planta piloto para mejorar el gusto del agua

TERRASSA (BARCELONA), 15 (EUROPA PRESS)

La estación de tratamiento de aguas potables que Aigües de Terrassa ha construido en Abrera (Barcelona) está ya en funcionamiento de forma piloto con el objetivo de reducir la salinidad del agua y mejorar su gusto y olor mediante membranas de ósmosis inversas.

La planta se empezó a construir a finales del año pasado con un presupuesto de 270.000 euros y está previsto que funcione de manera piloto durante un año para, posteriormente y si se comprueba la viabilidad del proyecto, construir una planta industrial.

De este modo, el proyecto pondrá a prueba la mejora de la calidad del agua gracias a este nueva planta con la que se espera poder alcanzar el 97 por ciento de reducción de la salinidad.

De momento, el tratamiento de potabilización del agua se realiza con un caudal diario de 720 metros cúbicos al día que ponen a prueba los tres filtros por ósmosis.