El Ayuntamiento gastará 848.200 euros en dos años para conservar la flora y fauna del Palacio de Cristal de Arganzuela

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

El Ayuntamiento de Madrid gastará 848.200 euros en los próximos dos años para conservar la flora y fauna del Palacio de Cristal de Arganzuela, además de para su mantenimiento, conservación preventiva y correctiva, y limpieza de los elementos hidráulicos, mecánicos, eléctricos, de pavimentación e infraestructuras y redes de riego, y para el mantenimiento de construcciones propias y limpieza.

Este presupuesto fue autorizado el pasado jueves por la Junta del Gobierno local para un plazo de dos años, prorrogables a dos más, e informó de ello el alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, en rueda de prensa, subrayando que este edificio constituye "un buen exponente de la arquitectura del hierro".

El Palacio de Cristal, que funciona como invernadero de plantas exóticas, sigue el modelo de construcción clásica de otras capitales europeas y forma parte del conjunto histórico arquitectónico del Matadero Municipal y Mercado de Ganados de Madrid localizado entre el Paseo de la Chopera y el río Manzanares.

Proyectado por el arquitecto Luis Bellido y González, fue construido entre los años 1908 y 1928 y se le conoció popularmente como 'Nave de las Patatas' por haber tenido entre sus usos el de almacén de este tubérculo.

EL INVERNADERO

Ocupa 7.100 metros cuadrados en una planta rectangular que orienta sus fachadas más largas en dirección paralela al Paseo de la Chopera. Su construcción es, en esencia, una gran estructura metálica de perfiles de acero roblonado y de cristal, en la que se encierra un gran espacio protegido por un conjunto de cubiertas a dos aguas adosadas entre sí. Resaltan del conjunto de cubiertas las correspondientes a los dos ejes principales que se cortan en forma de crucero y sobrepasan en altura a sus vecinas.

Después de haber servido a distintos usos, en el año 1992 fue restaurado y rehabilitado como Invernadero, tomando como modelo los modelos decimonónicos de los parques de Viena o Londres, y aprovechando para ello este importante edificio.

La remodelación distribuyó el volumen interior en cinco espacios independientes, formado el primero de ellos por una amplia nave en forma de cruz que se alberga bajo las cubiertas más altas del edificio y a la que se accede por los extremos del brazo más corto. En el crucero se sitúa un estrado elevado, mientras que el eje de cada brazo se marca mediante una lámina de agua. En conjunto proporcionan mas de 1.600 metros cuadrados útiles, susceptibles de ser utilizados en actos oficiales o culturales.

Los otros cuatro espacios se localizan en los vanos de la cruz, aislados de ella por paredes de cristal y se reproduce en cada uno de ellos un ambiente distinto representativo de tres regiones climáticas --dos tropicales una subtropical y otra desértica-- en los que se exponen especies vegetales propias de cada uno de los climas representados.

Desde 2002, la gestión integral del Palacio de Cristal de la Arganzuela depende de la Dirección General de Patrimonio Verde del área de Gobierno de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, que asume su conservación, manteniendo abierta al público la exposición de plantas exóticas.