Mallos de Riglos iniciará una campaña contra el anteproyecto del pantano de Biscarrués

HUESCA, 29 (EUROPA PRESS)

La Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos iniciará el próximo mes de junio una campaña de movilizaciones contra el anteproyecto del pantano de Biscarrués, para denunciar que, con su construcción, "persiste la amenaza a la supervivencia de Erés", que "no se respeta el caudal ecológico del río Gállego" y que "las aguas bravas sufrirán una gran afección".

De todo ello informó hoy en una rueda de prensa que se celebró en la capital altoaragonesa el presidente de la coordinadora, Jesús Estachod, y la portavoz de la misma, Lola Jiménez.

A pesar de que el próximo lunes, día 1 de junio, se celebrará una asamblea en la localidad de Ayerbe para concretar las acciones de la campaña, Estachod y Jiménez adelantaron que la coordinadora recogerá firmas, organizará charlas, presentará alegaciones e incluso los empresarios de Murillo de Gállego desembarcarán en Huesca y Zaragoza con sus piragüas.

El pasado 25 de mayo, el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó el anuncio de información pública del anteproyecto del embalse de Biscarrués, que tiene un plazo de treinta días hábiles a contar desde que se publique en los Boletines de las Provincias de Zaragoza y Huesca.

En primer lugar, la coordinadora pide que se amplíe dicho plazo y, en segundo lugar, que se facilite el acceso al anteproyecto recogido en cuatro grandes arcones que sólo se puede consultar en la sede de la Confederación Hidrológica del Ebro (CHE), que se ubica en Zaragoza.

Lola Jiménez comentó que los primeros análisis del anteproyecto son "muy preocupantes", ya que "persisten en la amenaza a la supervivencia de Erés". Dijo que "no se atreven a inundarlo directamente, pero muchos de sus campos desaparecerán".

La portavoz explicó que "nos encontramos con una presa que sube por encima del cañón del río, inunda el valle, corta la carretera que hay de salida con Biscarrués de tres kilómetros e inunda esos primeros campos desde la presa hasta Erés, es decir, los deja rodeados de agua con una salida que no es la natural, sino hacia Ayerbe por pistas de muchos kilómetros".

Continuando con análisis realizado por la coordinadora, Jiménez apuntó que "es totalmente seguro que desde Murillo hacia abajo se acabará el deporte de aguas bravas, que tanto beneficio supone para la zona" y que "el impacto ambiental será total".

Un pantano que la Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos dice "no tiene justificación económica ni ecológica" y que "servirá para producir electricidad para los regantes, ya que para conseguir más agua con ampliar el Canal de Monegros ya vale".