Canarias cuenta con 134 árboles singulares y monumentales de 29 especies distintas

El Gobierno de Canarias elabora un decreto con normas para la protección de estas 'leyendas vivas', así como un catálogo

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 9 (EUROPA PRESS)

Bajo el nombre de 'leyendas vivas' o árboles de leyenda, la organización Bosques Sin Fronteras ha catalogado en el archipiélago canario 134 árboles singulares de 29 especies diferentes siendo las más abundantes el drago, el pino canario y la palmera canaria, encontrándose, "en general" en "buen" estado de conservación, salvo excepciones como el desaparecido pino de Pilancones en Gran Canaria.

En cuanto a su distribución, la isla de Tenerife es en donde hay más árboles singulares con un total de 107 ejemplares. En cuanto al resto de islas, El Hierro y La Gomera tienen 7 y Gran Canaria 8 y La Palma 2 ejemplares, sin ningún ejemplar en las isla de Fuerteventura y Lanzarote.

La organización ha explicado a a Europa Press que dentro de todos ellos destacan "de forma especial" Los Pinos Canarios de Vilaflor por su "enorme" altura --con 51 metros-- ; la Sabina de El Hierro, "por su forma poco habitual y retorcida por el viento"; el Drago de Icod de los Vinos (Tenerife); la Palmera de Paquesito en Ingenio (Gran Canaria).

También se encuentran entre los "más legendarios", el Garoé o Árbol Santo --un tilo que sustituyó a la fuente en forma de árbol de la isla de 'El Meridiano'; el Cedro de Arico (Tenerife); el Viñátigo de la Gomera que es la cepa de mayor tamaño de España con 16 metros de perímetro -- y el símbolo de la isla Colombina--; el Drago de Arguineguín --por "su rareza", pues es de una especie distinta de drago 'Dracaena tamaranae'--, el Pino de la Bruja Casandra en Tejeda (Gran Canaria), el Loro del Camino de los Políticos en La Gomera; Los Dragos de Buracas y el Pino de la Virgen (La Palma), el Madroño del Barranco del Ruiz en Tenerife; El pino del Buen Paso y el Pino Derrengado.

Por su singularidad, Bosques Sin Fronteras, contaba en su registro el Pino de Pilancones que desapareció en el último incendio en Gran Canaria y que, actualmente, y según informó el Cabildo de la isla se está trabajando en un proyecto con "hijos clonados" que se está llevando a cabo en el Jardín Botánico de Las Palmas de Gran Canaria.

Hasta el momento y según informó la organización no existe figura legislativa alguna en el archipiélago que proteja los árboles singulares en Canarias, salvo los que se encuentran dentro de alguna zona protegida como los parques nacionales o espacios protegidos.

En este sentido, el director general del Medio Natural del Gobierno de Canarias, Francisco Martín, ha admitido que actualmente la situación es así, pero anunció que se está trabajando en un decreto para la protección de estos árboles, así como "articular los instrumentos o medidas administrativas para su protección".

DESDE 1999

Martín indicó que hasta el momento le archipiélago cuenta con un Plan Forestal que data de 1999 y en donde se habla de los aprovechamientos forestales y servícolas. En dicho plan se habla de la elaboración de un catálogo de árboles singulares y monumentales. El director del Medio Natural aseguró en este sentido que ya se cuenta con dicho catálogo y que "está a punto de presentarse".

Otro de los documentos en donde se menciona esta iniciativa es en las Directrices de Ordenación de los Recursos Naturales de Canarias que insta a que se elabore un decreto del Gobierno para la protección de estos "árboles singulares" que "actualmente se encuentra en trámite jurídico administrativo".

"Este decreto es una herramienta especial porque hasta ahora se ha regulado la arboleda, mientras que los árboles singulares quedan diluidos. Con este decreto, se les da un tratamiento especial y resalta su importancia", explicó Francisco Martín.

En su opinión estas "pautas no sólo ordenan y establecen perímetros de protección, sino que son fundamentales porque ayudan a generar conciencia". Martín espera que antes de final de este año se haya llevado al Parlamento este decreto.