Ninguno de los 50 centros de Educación Infantil estudiados en Andalucía cumple con las normas de seguridad de UE

Investigadores recomiendan que estos recintos "sigan un programa de mantenimiento e inspección más regular y severo" SEVILLA, 26 (EUROPA PRESS) Un estudio desarrollado por la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Málaga sobre los parques infantiles de 50 centros de Educación Infantil de Andalucía revela que ninguno de ellos cumple la Normativa Europea de Seguridad e instalaciones en áreas de juego y de obligado cumplimiento en la comunidad autónoma desde 2006. El estudio, al que tuvo acceso por Europa Press, ha analizado el estado de más de 280 elementos fijos y móviles en 50 parques de Andalucía, concluyendo que el 92 por ciento del mobiliario de estos recintos presenta "maderas rotas o podridas"; el 86 por ciento, aristas vivas; el 84 por ciento, daños por vandalismo; el 74 por ciento; asientos rotos y el 66 por ciento, pintadas, contraviniendo de esta manera las normas de seguridad europeas en este ámbito (UNE-1176). Asimismo, según los investigadores, la diversión que puede resultar "más peligrosa" para los menores en las áreas de juego de los centros de Educación Infantil son los toboganes, pues el 77 por ciento de los analizados "no cumple con los requisitos mínimos y presentan una altura demasiado elevada". De hecho, advierten, la altura de caída es la principal causa de lesiones. Además, "ningún columpio cumplió con toda la Normativa de Seguridad de la UE". En Andalucía, dicha normativa es de obligado cumplimiento desde el año 2006, después del periodo de adecuación desde la entrada en vigor del Real Decreto 127/2001, de 5 de junio, sobre medidas de seguridad en los parques infantiles, publicado en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA). Por ello, a partir de los resultados obtenidos, los autores del informe instan tanto a la Consejería de Educación como a los fabricantes de parques infantiles a que apliquen las normas existentes en materia de seguridad y recomiendan que estos recintos "sigan un programa de mantenimiento e inspección más regular y severo". Igualmente, estiman que los padres y profesores "deberían de ser formados en aspectos relativos a la seguridad en parques infantiles". Por último, conminan a los diseñadores de dichas áreas a tener en cuenta que es "frecuente que los niños puedan, a través de su imaginación y fantasía modificar los usos convencionales de los equipos".