Cerca de 400 ciudades europeas se comprometen a reducir sus emisiones por encima del objetivo global de la UE

BRUSELAS, 10 (EUROPA PRESS) Cerca de 400 ciudades europeas, incluida una veintena de españolas como Madrid, San Sebastián y Valencia, se han comprometido a reducir sus emisiones de CO2 por encima del 20% que se ha asumido la Unión Europea como objetivo común de aquí a 2020. La firma del llamado 'Pacto de Alcaldes' se celebró este martes en el hemiciclo del Parlamento Europeo en Bruselas, coincidiendo con la celebración de la Semana Europea de Energía. El comisario europeo de Energía, Andris Piebalgs, destacó en rueda de prensa que el compromiso de estas ciudades representa a "más de 80 millones de ciudadanos europeos", lo que supone una "fuerza unida de mucho peso" porque "la mayor parte de la energía que se produce en Europa se consume en las zonas urbanas". Por su parte, el presidente del Comité de las Regiones (CdR), Luc Van den Brande, destacó que este convenio "confirma" que las autoridades locales y regionales "quieren contribuir a (la construcción) de un futuro sostennible". El CdR colaborará en el desarrollo de esta iniciativa y, además, contempla la posibilidad de crear una red de ciudades y regiones signatarias para facilitar el intercambio de ideas y buenas prácticas. Van den Brande advirtió también de que el convenio de los ediles europeos "no está destinado exclusivamente a las grandes ciudades", sino que "debe incitarse a las ciudades más pequeñas y a las regiones en general" a que se unan a este proyecto. En la actualidad, 354 ciudades se han comprometido ya con el pacto de los alcaldes, incluidas más de una veintena de ciudades españolas como Madrid, Murcia, Málaga, Vitoria, San Sebastián, Santander, Valencia, Alicante, Tarragona y Pamplona. También lo han hecho otros 60 municipios de Barcelona y 77 de Huelva, mientras que otras ciudades como Barcelona, Lleida, Jaén y Elche, entre otras, han mostrado ya su interés en parricipar. En la ceremonia de la firma este martes en la Eurocámara, el presidente del Ejecutivo comunitario, Jose Manuel Durao Barroso, destacó que los alcaldes "ocupan una posición ideal" para combatir el cambio climático y concienciar a la opinión pública por su "cercanía" con los ciudadanos. La oportunidad de invertir en proyectos sostenibles servirá no sólo a dejar un "mundo mejor a las futuras generaciones", sino que es una "ocasión única" para crear empleos estables y mejorar nuestra calidad de vida en las ciudades, afirmó Barroso. También asistieron al acto el vicepresidente del Parlamento Europeo, Alejo Vidal-Quadras, y numerosos alcaldes que han dejado su firma en este 'convenio ecológico'. Entre ellos, los alcaldes de Budapest, Gábor Demszky; de Hamburgo, Ole von Beust; de Riga, Janis Birks; y de Växjö (Suecia), Bo Frank. Los ediles de Hamburgo y Budapest apostaron por esta iniciativa y destacaron la responsabilidad de las ciudades en la reducción de emisiones de efecto invernadero, por lo que en la rueda de prensa previa a la ceremonia invitaron a otras ciudades y regiones del continente a sumarse a este plan. No en vano, las urbes signatarias se comprometen por escrito a desarrollar en el plazo de un año planes de acción para los proyectos con los que piensan lograr los objetivos vinculantes en materia de reducción de emisiones. También se comprometen a elaborar informes periódicos sobre el cumplimiento de los mismos. El Ejecutivo comunitario supervisará estos planes de acción ya que su incumplimiento no conllevará sanciones económicas, pero sí la exclusión de la ciudad del convenio firmado este martes. Por su parte, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, también presente en la rueda de prensa, aseguró que se trata de una iniciativa que supondrá una "contribución histórica" a la sostenibilidad del planeta. Además, señaló que una de las razones por las que la capital española se suma a este proyecto es el objetivo de celebrar en 2016 unos Juegos Olímpicos respetuosos con el medio ambiente y que potencien el ahorro energético para dejar "un legado" sostenible a la ciudad. Ruiz Gallardón también se refirió a la crisis económica y financiera actual para justificar el compromiso con las energías sostenibles. Consideró que hay que "definir" un nuevo modelo productivo y que las medidas de ahorro, eficiencia y diversificación energética permitirán un doble beneficio: "un mayor respeto ambiental y el de la salida a la crisis". En el caso de las grandes ciudades, dijo, el compromiso es fundamental porque "concentran medios que en términos de riqueza intelectual, se necesitan para afrontar el cambio climático". "La sostenibilidad del planeta solo será posible si se consigue que las ciudades sean sostenibles", añadió el alcalde.