Clima.- Bruselas exige para Copenhague un acuerdo "global" y "mucho más ambicioso" que Kioto

BRUSELAS, 16 (EUROPA PRESS) La Comisión Europea exigió hoy a sus socios internacionales que la próxima conferencia sobre el cambio climático que tendrá lugar en Copenhague en el mes de diciembre permita un acuerdo "global" y "mucho más ambicioso" que el Protocolo de Kioto para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, informó la portavoz comunitaria de Medio Ambiente, Barbara Helfferich. Con motivo del cuarto aniversario de la entrada en vigor, en febrero de 2005, del Protocolo de Kioto, el comisario de Medio Ambiente, Stavros Dimas, ha asegurado en un comunicado que la Unión Europea "está en el buen camino" para cumplir con sus objetivos de reducción fijados para 2012. Sin embargo, considera que la "rapidez" con la que avanza el cambio climático "supone que Kioto debe ser continuado por un acuerdo global y mucho más valiente". La UE se ha comprometido a reducir sus emisiones contaminantes en un 30% para 2020 --respecto a los niveles de 1990-- si existe un compromiso similar por parte del resto de países industrializados y si los países en desarrollo contribuyen "de acuerdo a sus responsabilidades y capacidad". Por ello, Dimas ha emplazado a los socios internacionales de la UE a "seguir nuestro liderazgo para que el nuevo acuerdo (post Kioto) puedan acelerarse". Un total de 187 países forman parte del Protocolo de Kioto, un acuerdo por el que la UE se comprometió a reducir sus emisiones un 8% para 2012. Se trata de un objetivo posible, según Bruselas, aunque los datos de 2006 señalan que la UE de los 15 aún está un 2,7% por debajo de dicho objetivo. En este sentido, Helfferich subrayó este lunes en rueda de prensa que el Protocolo de Kioto fue un "paso enorme" para limitar la emisión de gases nocivos. Sin embargo, la portavoz comunitaria advirtió de que los estudios científicos más recientes apuntan a que en 2020 el nivel de emisiones a escala global debe "estabilizarse" e incluso "reducirse a la mitad que en 1990" para el año 2050. De no respetar estos objetivos, la situación "puede ser muy peligrosa", recalcó Helfferich.