Los edificios de la Ciudad de las Artes y las Ciencias se suman a 'La hora del planeta' y permanecerán apagados una hora

VALENCIA, 27 (EUROPA PRESS) La Generalitat secundará entre las 20.30 y las 21.30 horas del próximo sábado la iniciativa 'La Hora del Planeta' que pretende llamar la atención sobre los efectos del cambio climático y concienciar sobre el ahorro energético, por lo que todos los edificios de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, Umbracle, Hemisfèric, Museo de las Ciencias, Oceanográfico y Palau de les Arts, permanecerán apagados durante una hora. Según explicó el conseller de Medio Ambiente, Agua, Urbanismo y Vivienda, José Ramón García Antón "el objetivo es precisamente alertar, tanto a los ciudadanos como a empresas y, por supuesto, instituciones políticas, para que nos concienciemos de la necesidad de tomar medidas para combatir el fenómeno del cambio climático y mitigar sus efectos. Cualquier gesto que esté en nuestra mano, dentro de nuestras posibilidades, será importante para la salud del planeta", indicó. Según indicó la Generalitat en un comunicado, las emisiones procedentes del tráfico rodado, las calefacciones, las industrias y la generación eléctrica "tienen consecuencias negativas para la salud, y está en nuestra mano evitar el origen de una parte importante de gases de efecto invernadero". Por ello, utilizar el transporte público, bombillas de bajo consumo, intentar mantener las casas a una temperatura no superior a 20º en invierno y no inferior a 25º en verano o apagar completamente los aparatos eléctricos al finalizar su uso "son algunas de nuestras acciones cotidianas que pueden contribuir a combatir el cambio climático". "Además de estos pequeños gestos con los que el ciudadano puede contribuir a luchas contra el cambio climático desde la Generalitat, en el marco de nuestras responsabilidades, estamos trabajando duro para contribuir a ellas", señaló García Antón. "Sabemos que hay que hacerlo pero no de una manera catastrofista, queremos lanzar un mensaje de optimismo porque ya estamos trabajando mucho para lograr desarrollar todos los proyectos que se recogen en la Estrategia Valenciana para el Cambio Climático y se está haciendo bien", dijo. José Ramón García Antón destacó que la Estrategia es un documento en el que han participado todos los departamentos del Consell que tienen algún tipo de relación con las causas y consecuencias del cambio climático y que será el "instrumento decisivo para coordinar y actualizar permanentemente las políticas y medidas de la Generalitat". El conseller añadió que la Estrategia nace con el objetivo de reducir en 7,9 millones de toneladas de CO2 equivalente al año durante el período 2008-2012 de manera que la Comunitat "no supere unas emisiones de 8,5 toneladas de CO2 equivalente por habitante en ese período". Para lograr este objetivo, la Estrategia desarrolla una serie de líneas de actuación agrupadas en siete grandes áreas de actuación que agrupa un total de 125 medidas. Dentro de ellas, los denominados "sectores difusos" agrupan el grueso. Esta área incluye factores "decisivos" para la reducción de emisiones, como el transporte, el sector doméstico y residencial, la agricultura o la gestión de residuos. "La cuestión del transporte público es absolutamente fundamental: por cada persona que utiliza el transporte público en vez del vehículo privado se deja de emitir una media de 2 toneladas de CO2 al año. En este apartado las medidas se dirigen a potenciar un cambio modal, tanto en el transporte de mercancías como en el de viajeros, favoreciendo el uso del transporte público como alternativa al vehículo privado", subrayó García Antón. En el ámbito residencial, comercial e institucional hay líneas dirigidas a promover un urbanismo más sostenible que fomente un desarrollo urbanístico compacto, que pueden emitir hasta cinco veces menos gases de efecto invernadero que los modelos dispersos. De la misma manera también hay medidas destinadas a fomentar la arquitectura bioclimática y la utilización de energías renovables.