Revilla calcula que en quince días se reunirá con el ministro de Fomento, con quien cree que "congeniará bien"

SANTANDER, 15 (EUROPA PRESS)

El presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, calcula que en quince días se entrevistará con el nuevo ministro de Fomento, José Blanco, para analizar el estado actual de todas las obras proyectadas en la región y avanzar en su ejecución.

Además, el jefe del Ejecutivo autonómico confía en que las buenas relaciones mantenidas con su antecesora en el cargo, Magdalena Álvarez, continúen con el nuevo titular del departamento. "Vamos a congeniar bien", aseguró.

En declaraciones a los medios de comunicación, Revilla explicó que el pasado lunes, 13 de abril, solicitó la reunión con Blanco verbalmente, a través de sus respectivos jefes de gabinetes, pero que esta semana y la próxima iba a estar "complicado" mantener el encuentro, por lo que calcula que se producirá en quince días.

Además, aseguró que ha remitido al ministro diversa documentación en la que le recuerda "todos" los acuerdos alcanzados con Álvarez y el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en materia de infraestructura. Esta medida se ha adoptado, según dijo, para "refrescarle la memoria" y que conozca los compromisos del Estado con Cantabria.

Tras recordar el "gran trato" que tenía con la ministra, Revilla confió en que la relación con Blanco será igual. Así, destacó del nuevo titular de Fomento que es "muy afable" y "cordial", por lo que confió en que hará "una gran labor, aunque no sea experto en Fomento".

"Ahí he estado yo, de consejero de Obras Públicas ocho años y hemos hecho 1.400 kilómetros de carreteras. Y no se nada de carreteras. Yo soy economista, no soy ingeniero de caminos", expresó, al tiempo que rechazó las críticas hacia Blanco en el sentido de que "no tiene preparación". "La preparación es trabajar mucho, tener las ideas claras y, en estos momentos de crisis, invertir", aseguró.

Y, precisamente, consideró que las reuniones que ha habido estos días con los nuevos ministros van "en esa línea". A este respecto, reconoció que "había un parón" en el Ministerio de Economía en relación a ciertas inversiones y, pese a que el Banco Europeo de Inversiones había concedido dinero, parece que "el señor Solbes no quería endeudarse". "Yo creo que esta ministra --en alusión a Elena Salgado-- ese tema lo tiene claro: hay que hacer inversión", concluyó.