Ecologistas presentan alegaciones al proyecto de carretera entre Artesa de Segre e Isona

LLEIDA, 19 (EUROPA PRESS)

La entidad ecologista Depana dio a conocer hoy sus alegaciones al proyecto de carretera prevista por la Generalitat que unirá los municipios leridanos de Artesa de Segre e Isona, por considerar que el plan es "desmedido e inecesario" tanto por su coste económico, superior a los 100 millones de euros, como por su impacto ambiental.

Depana concluyó, tras estudiar la documentación puesta en información pública para la presentación de alegaciones, que la nueva infraestructura "hipoteca cualquier posibilidad de desarrollo sostenible en la zona", y argumentó que la carretera, que prevé la construcción de cinco túneles y cinco viaductos, "descuartiza el territorio" y dificulta las actividades económicas actuales y futuras de la zona: la agricultura y el turismo rural.

Los ecologistas alegaron que la nueva carretera no conecta los diferentes núcleos poblados, sino que plantea un atajo para llegar antes a los Pirineos, y argumentaron que el proyecto tampoco contempla la construcción de pasos para la fauna suficientes, y solo aprovecha un 23 por ciento del trazado actual.

En la zona donde está prevista la nueva infraestructura existe una comunidad amplia de aves rapaces, como milanos, águilas, buitres y quebrantahuesos, además de diversas especies de tritones, cangrejos de río, corzos, jabalís, tejones y jinetas, entre otros.

EL PROYECTO

El conseller de Política Territorial y Obras Públicas (PTOP) de la Generalitat, Joaquim Nadal, presentó en marzo pasado en Isona el trazado de la nueva carretera, que pretende potenciar la comunicación de las comarcas de Noguera y Pallars Jussà, así como favorecer la accesibilidad a los Pirineos.

La carretera, que tendrá una longitud de 29,4 kilómetros, discurrirá entre el final de la futura variante de la C-14 de Artesa de Segre y el inicio de la variante de Isona i Conques de la C-1412.

Prevé nueve kilómetros de trazado nuevo, mientras que en seis kilómetros se aprovechará la calzada existente y en los 14 restantes, se remodelará el recorrido. Tendrá cinco túneles, que suman 1,4 kilómetros, y cinco viaductos, con una longitud total de 1,5 kilómetros.

La vía, con una anchura de nueve metros, tendrá dos carriles de 3,5 metros y dos arcenes de 1 metro. En cerca de 14 kilómetros habrá tramos con un tercer carril para facilitar el adelantamiento de vehículos lentos.