El MARM invierte cerca de 500.000 € en actuaciones medioambientales en el barranco de Ratils en Onda

CASTELLÓN, 22 (EUROPA PRESS)

El Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino (MARM), a través de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), ha iniciado la actuación medioambiental en el barranco de Ratils en Onda (Castellón), cuyo objetivo es mejorar el entorno ambiental y recuperar la zona para uso social, según informó este departamento en un comunicado.

El proyecto, cuya inversión asciende a 496.063,21 euros, forma parte del Plan E (Plan Español para el Estímulo de la Economía y Empleo), que incluye la inversión en la Comunitat Valenciana de más de 32,79 millones de euros con cargo al Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, con la que se generarán en la Comunitat Valenciana un total de 821 empleos.

La actuación se enmarca en el capítulo destinado a la conservación del dominio público hidráulico de la cuenca del Júcar, cuyo importe asciende a cinco millones de euros y generará 135 empleos.

El enclave donde se van a desarrollar los trabajos se denomina Toll d'Ascla, que posee un "elevado" potencial tanto paisajístico como medioambiental. El objetivo de la actuación es contribuir a aumentar su biodiversidad e integrar las estructuras existentes en el medio que permitan y potencien un uso social, según la misma fuente.

La zona de actuación se encuentra en Onda, al este de la población y próximo al polígono industrial. Los trabajos consistirán en la retirada de las basuras y escombros existentes, con traslado a vertedero autorizado y se desbrozarán especies vegetales arbustivas invasoras. También se aportará tierra vegetal.

Asimismo, se va a crear una senda, con capa de zahorra, de unos 350 metros, que permitirá hacer un itinerario que recorra el paraje y pueda observarse la flora típica de la zona. Esta irá flanqueada por unas traviesas de pino a modo de delimitación y en las áreas más adecuadas se instalarán bancos. Este itinerario llegará hasta una balsa construida de 15 metros de longitud y ocho metros de anchura, a modo de laguna. En la zona de descanso se instalarán mesas y se plantarán árboles para crear zonas de sombra.

La senda finalizará en la zona denominada Toll d'Ascla, donde se instalará un observatorio techado de madera que servirá para la observación de la avifauna. A lo largo de la zona de actuación se plantarán 450 árboles ornamentales y 1.350 plantas de ribera seca, húmeda, plantas de monte y plantas acuáticas. Para la actuación se han conjugado criterios ambientales, paisajísticos y socioeconómicos, y al mismo tiempo se ha tenido en cuenta su contribución a la dinamización de la economía y empleo.