La recuperación de zonas regables de Montijo y Lobón creará en próximos dos años 20 empleos directos y 14.000 jornales

Con una inversión de cuatro millones de euros y un plazo de ejecución de 24 meses se "naturalizarán" 82 kilómetros entre Mérida y Badajoz MÉRIDA, 13 (EUROPA PRESS) Las obras para la restauración fluvial en las zonas regables de Montijo y Lobón generarán una veintena de empleos directos y un total de 14.000 puestos de trabajo indirectos durante los próximos dos años. Enmarcados en la Estrategia Nacional de Restauración de Ríos, estos trabajos empezarán a ejecutarse dentro de dos meses, una vez concluya, el próximo lunes, el plazo para que las empresas interesadas concurran a la convocatoria pública, cuyas características quedaron definidas en el anuncio de contratación que se publicó el pasado 30 de diciembre en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Así lo explicó hoy el presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG), Eduardo Alvarado, quien puntualizó, además, que dichas actuaciones están respaldadas por un presupuesto de cuatro millones de euros, que servirán para "naturalizar" 82 kilómetros de arroyos y ríos que vierten sus cauces en el Guadiana entre las ciudades de Mérida y Badajoz. En concreto, indicó, las obras se desplegarán sobre una superficie que incluye los ríos y arroyos Alcazaba, Guerrero, Lorianilla Cabrillas y Guadianilla, en la zona regable de Montijo, y los ríos y arroyos Guadajira, Entrín Verde, Golfín y Valdehombres, en la de Lobón. Alvarado hizo estas declaraciones hoy en el transcurso del acto de presentación del proyecto, durante el que estuvo acompañado por el ingeniero de la CHG y director de la obra, Nicolás Cifuentes. Dicho acto, así como el resto de presentaciones que la institución lleve a cabo a partir de ahora, fue traducido al lenguaje de los signos, como una muestra de la "voluntad" de la confederación por "conseguir la accesibilidad universal" a la información. RECUPERACIÓN MEDIOAMBIENTAL A lo largo de los 82 kilómetros que se transformarán con estas actuaciones, se crearán corredores fluviales, donde la vegetación sea "deficitaria", como consecuencia de actividades humanas, mediante plantaciones desde el río Guadiana hasta las zonas "menos alteradas" de sus afluentes. Para ello, detalló Alvarado, se procederá a la eliminación y limpieza de escombros en los cauces y riberas, recuperando la vegetación con plantaciones autóctonas, para lo que se talarán primero los bosques de eucalipto existentes. Además, se realizarán actuaciones para la protección de la fauna, por medio de la demarcación de zonas de refugio e instalación de cajas nido. El objetivo "protector y paisajístico" de estas plantaciones se unirá a diversas campañas de educación y sensibilización ambiental que engloban tanto el acercamiento de las personas a la naturaleza, como la concienciación ciudadana sobre el cuidado y respeto hacia el medio ambiente, comentó. CONCERTACIÓN SOCIAL El proyecto, indicó Alvarado, pretende que"el río hable con su gente, y la gente con su río", por lo que a la hora de definir sus características se contó con la participación "activa" de las autoridades y vecinos de las zonas sobre las que se realizarán las obras. Por tanto, "este no es solo un proyecto que se genera desde un equipo técnico de trabajo, sino que ha llevado un proceso de concertación con ayuntamientos, grupos sociales y ecologistas, cuyas aportaciones se han tenido en cuenta a la hora de definirlo", destacó el presidente de la CHG. Por su parte, el director de la obra, Nicolás Cifuentes, quien también llamó la atención sobre "las importantes condiciones de concertación social" que acompañaron la redacción del proyecto, afirmó que, una vez concluidos los trabajos, las zonas de actuación "tendrán la imagen que debían tener hace muchos años". Según dijo, este tipo de acciones "tiene mucha aceptación por parte de los ciudadanos, por se altamente generadoras de empleo y por su alta carga de educación ambiental". Por último, Cifuentes adelantó que, dentro de la Estrategia Nacional de Restauración de Ríos, se están redactando unos 20 proyectos de actuaciones similares para otras zonas de la cuenca del Guadiana que, dentro de los "próximos cinco o seis años", supondrán una inversión de 160 millones de euros.