Premian a grupo de indígenas colombianos por proteger patrimonio en Amazonía

  • La Asociación de Capitanes Indígenas del parque nacional colombiano de Yaigojé Apaporis (ACIYA) recibió hoy el premio de la Iniciativa Ecuatorial, otorgado entre otros por la ONU, por su labor de protección del patrimonio natural y cultural de su territorio, amenazado por la explotación minera.

Bogotá, 24 sep.- La Asociación de Capitanes Indígenas del parque nacional colombiano de Yaigojé Apaporis (ACIYA) recibió hoy el premio de la Iniciativa Ecuatorial, otorgado entre otros por la ONU, por su labor de protección del patrimonio natural y cultural de su territorio, amenazado por la explotación minera.

El trabajo de esta asociación está enfocado a consolidar la protección del parque Yaigojé Apaporis, un terreno de un millón de hectáreas que es considerado sagrado por buena parte de los indígenas que allí habitan.

En 2009 consiguieron que el Gobierno colombiano declarara dicho territorio, situado en plena Amazonía, como parque protegido, sin embargo, el oficial Instituto Colombiano de Geología y Minería (Ingeominas) otorgó a la minera canadiense Cosigo un título para poder explotar oro en una parte del Yaigojé Apaporis.

Con la creación del parque, además de la protección del territorio se implementaron una serie de políticas para salvaguardar los valores culturales de los pueblos indígenas que allí viven.

Según explicó uno de los líderes del ACIYA a Efe, Fernando Macuna, este parque nació como "una forma de convivir con la naturaleza", algo que, en su opinión, está en peligro por "la amenaza de la minería" de oro.

A su juicio, el trabajo que pretende desarrollar Cosigo "afecta y disocia" a las comunidades que habitan en la región, así como a su "cosmovisión y la sabiduría de los viejos" que son las que les permite "tener buenas relaciones con la Madre Tierra".

Macuna se mostró particularmente preocupado porque, en caso de que la empresa finalmente "llegue a explotar la minería", ésta afectará a uno de los lugares más sagrados del parque en el que "todos los grupos étnicos reciben su sabiduría".

Trastornar ese lugar podría "afectar en el medio ambiente y espiritualmente" a las comunidades, lo que generaría un desequilibrio que podría atraer "enfermedades y problemas como los grupos armados ilegales" que actúan en otras partes de Colombia.

"Somos personas de sangre y huesos que queremos mantener una cultura y nuestro medioambiente", añadió.

Para Macuna, el Premio Ecuatorial es "un reconocimiento que las Naciones Unidas hacen de algo que se está viviendo, además de un orgullo".

Para obtener el galardón, que otorga cada dos años la Iniciativa Ecuatorial, compuesta por las Naciones Unidas, instituciones gubernamentales, empresas y diversas asociaciones, la agrupación indígena superó a otras 1.233 candidaturas de 121 países.