'Andalucía Libre de Fracking' exige al nuevo Gobierno de la Junta que agilice la prohibición de esta práctica

SEVILLA, 12 (EUROPA PRESS)

La plataforma 'Andalucía Libre de Fracking', creada para luchar contra este fenómeno de fracturación hidráulica para extraer gas pizarra del subsuelo, ha reclamado al nuevo Gobierno de la Junta de Andalucía que agilice la prohibición de esta práctica.

En un comunicado, la plataforma ha expuesto que Andalucía debe apostar por la "soberanía energética" de la comunidad autónoma basada en el aprovechamiento de su recursos renovables, como su luz, su viento y su biomasa, tanto para generar energía como puestos de trabajo.

Y es que, subraya el colectivo, en la zona de Jaén, sumado al riesgo de contaminación, existe un elevado riesgo sísmico debido a la existencia de fallas activas en las tres comarcas afectadas, y que actualmente están dando lugar a movimientos sísmicos constantes en La Loma, sierra de Bédmar y La Golondrina, sistema de Huesa y Collejares, junto a la gran falla de Tíscar--.

Por otro lado, en la provincia de Cádiz hay autorización para empezar a perforar en 80.000 hectáreas correspondientes a las comarcas de la Janda y campo de Gibraltar, incluyendo áreas protegidas por tres parques naturales diferentes (La Breña, Alcornocales y Estrecho). A su vez, se están tramitando en torno a 200.000 hectáreas en la Campiña de Jerez y Costa Noroeste de la provincia. Estas autorización vienen dada por el Ministerio de Industria y ningún representante político de Andalucía, consejero o alcalde, ha sido informado al respecto.

En las provincias de Sevilla y Córdoba hay solicitados dos proyectos. En las proximidades de Córdoba afectarían no sólo a una gran cantidad de cursos de agua, sino a dos lugares de Interés Comunitario, el Tramo Inferior del Río Guadajoz y el Tramo Medio del Río Guadalquivir.

En el caso de Sevilla, los proyectos solicitados están situados, principalmente, en el Aljarafe, y afectarían a zonas de especial protección ambiental, lugares de interés comunitario como el Corredor Verde del Guadiamar y zonas de importancia de aves esteparias. Además, afectaría a la unidad hidrológica Écija-Almodovar del río, donde se sitúa el acuífero Altiplano de Écija.