El director del I3A señala en el Ateneo del CPS el potencial de los residuos como fuente energética

ZARAGOZA, 31 (EUROPA PRESS) El catedrático de Ingeniería Química por la Universidad de Zaragoza y director del Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A), Rafael Bilbao, abordará mañana el potencial que poseen los residuos que genera la sociedad actual como recurso para conseguir energía. Rafael Bilbao participará en la próxima sesión del Ateneo del Centro Politécnico Superior (CPS) de la Universidad de Zaragoza, donde hablará sobre 'Biomasa y residuos: ¿Problema o recurso energético?', analizando las ventajas medioambientales y económicas que ofrecen las medidas de recuperación energética. El ponente estará acompañado por el catedrático de Ingeniería Química y actual gestor del Plan Nacional de la Energía, Jesús Arauzo. La sesión tendrá lugar a las 18.00 horas, en la Sala de Grados del Edificio Torres Quevedo del CPS. Los coordinadores del Ateneo del CPS, la Cátedra SAMCA CPS-I3A --de Ingeniería y Desarrollo Tecnológico-- indicaron en un comunicado que en la Unión Europea se generan cada año 1.300 millones de toneladas de residuos, de las cuales 40 millones son residuos peligrosos. Además, anualmente, cada persona origina 3,5 toneladas de residuos sólidos, y se producen más de 700 millones de toneladas en residuos agrícolas y forestales. Rafael Bilbao abordará la biomasa y de los diferentes tipos de residuos, así como de las oportunidades de aprovechamiento energético que proporcionan. Asimismo, explicará la tecnología de gasificación de residuos a altas temperaturas, que, combinada con sistemas de producción de energía de última generación, "es una apuesta tecnológica de presente y con futuro y se perfila como una nueva fuente de energía renovable con un aprovechamiento eficaz y flexible", además de contribuir a la reducción de los residuos con un coste razonable, agregaron las mismas fuentes. Rafael Bilbao dará a conocer esta tecnología y los diferentes niveles de trabajo y experiencias de cooperación entre los investigadores, las empresas e instituciones, ayudando a comprender mejor las posibilidades de la gasificación y su contribución a la mejora del medioambiente.