El vicepresidente de Aragón (PAR) resta importancia a sus conversaciones con la alcaldesa en prisión preventiva

ZARAGOZA, 15 (EUROPA PRESS)

El vicepresidente del Gobierno de Aragón y presidente del Partido Aragonés (PAR), José Ángel Biel, restó hoy importancia a las conversaciones mantenidas con la alcaldesa de La Muela, María Victoria Pinilla, al asegurar que "hablo con muchos alcaldes y llevo muchos años hablando con ellos, porque todos me llaman para pedir algo".

El vicepresidente se refirió así a la información publicada hoy por El Periódico de Aragón en la que se asegura que Pinilla pidió a Biel, en una conversación telefónica en marzo del pasado año, que intercediera ante el Consejo de Ordenación del Territorio de Aragón para desatascar un proyecto urbanístico de la localidad.

La alcaldesa de este municipio zaragozano por el PAR, María Victoria Pinilla, permanece actualmente en prisión preventiva sin fianza por su imputación en la 'Operación Molinos' que investiga una presunta trama de corrupción urbanística en La Muela.

Así, ante la información publicada hoy, Biel instó a "no dar más trascendencia" a una conversación sobre cuyo tema concreto dijo "no tener ni idea" al argumentar que desde 1979, con las primeras corporaciones municipales democráticas, "he hablado con miles de personas de todo tipo y entre ellas alcaldes", dado que, además, como responsable del Ejecutivo autónomo "hasta hace dos años tenía competencias en materia de administración local".

Biel defendió sus buenas relaciones con alcaldes, concejales y miembros de su partido porque "llevarse mal conmigo es muy difícil". En este sentido, señaló que "yo tengo dos virtudes: la paciencia de Job y el sentido del humor de mi padre" e insistió en que "para llevarse mal conmigo hace falta ser tonto y torpe", porque "todo el mundo habla conmigo y en un momento como el actual uno no va a dejar de ser como es", afirmó. Además, "hoy no sé lo que puede pasar en un futuro con alguien con quien hablo" ahora, agregó.

Por otra parte, y respecto a la situación del Ayuntamiento de La Muela, después de que la primera teniente de alcalde, Miriam Fajardo, ocupara la alcaldía en funciones desde el pasado 19 de marzo, un día después del inicio de la operación Molinos y de la detención de Pinilla, y haya tenido que dejar temporalmente el puesto, por baja maternal, en manos de la segunda teniente de alcalde, Ana Cristina Mateo, el presidente del PAR aseguró que desde el partido "colaboraremos con el Consistorio para asegurar su gobernabilidad", como ya se colabora "con el resto" de ayuntamientos.

Asimismo, explicó que es el presidente del Comité Intercomarcal del PAR en Zaragoza, José Antonio Sanmiguel, quien "habrá hecho las gestiones en el partido" para ayudar a sus concejales en La Muela y aseguró desconocer "hoy por hoy" si Pinilla y el concejal Juan Carlos Rodrigo Vela (también en prisión preventiva) han contestado a su petición de que devuelvan sus actas de cargos públicos, así como la reacción de Pinilla y su marido, Juan Antonio Embarba, después de que hayan sido expulsados del PAR.

En este punto, y sobre la posibilidad de retirar de su puesto a un cargo público, Biel recordó que existe el "Estado de Derecho y la Autonomía Local" y, por ello, hasta que no haya una decisión judicial clara sobre la imputación de Pinilla y del concejal Juan Carlos Rodrigo Vela en la presunta trama de corrupción urbanística, no se puede hacer "nada".

Respecto a la opción de que una gestora tome las riendas del Consistorio y de la vida municipal en La Muela, Biel advirtió que este procedimiento "debe estar fundado", ya que no se puede implantar una comisión gestora sólo "con voluntad", y se ha de cumplir la Ley y sus plazos.

De hecho, "sólo en el supuesto de que el Ayuntamiento de La Muela se quedara sin representación popular se debería crear una gestora, que tendría que crear la Diputación Provincial de Zaragoza teniendo en cuenta los resultados de las últimas elecciones municipales", pero aún así necesitaría la aprobación previa del Gobierno de España en Consejo de Ministros, concluyó Biel.