Zaragoza.- El Ayuntamiento hará un censo de edificios municipales en los que se podrán instalar placas fotovoltaicas

ZARAGOZA, 13 (EUROPA PRESS) El Ayuntamiento de Zaragoza dispondrá a finales de este año de un censo de los edificios municipales en los que se podrían instalar placas fotovoltaicas, una medida se incluye en la Agenda 21 sobre prácticas medioambientalmente sostenibles. Se encargará a una auditoria externa la elaboración del citado censo, una vez que se apruebe el presupuesto municipal de 2009 y se elabore el pliego de condiciones para adjudicar el estudio. Así, lo anunció el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, durante su visita al colegio público Cándido Domingo en el que destacó la sensibilización medioambiental de Zaragoza y su concienciación sobre el cambio climático. Además de recordar la medidas de ahorro de agua que aplica la ciudad desde hace años, Belloch resaltó que este enfoque "desde lo macro y lo micro hace que Zaragoza sea de las ciudades con estrategias más dinámicas sobre cambio climático". Como ejemplo aportó el dato de que los 600 megawatios de energía eólica que se generan "se puede abastecer el consumo doméstico de todos los zaragozanos". Por su parte, la concejal de Medio Ambiente, Lola Campos, relató que algunos edificios municipales ya disponen de medidas medioambientales como el edificio de Montes (en La Almozara) que dispone de placas fotovoltaicas y sobre el que se instalará un gran foco que "será como un faro que se proyecte sobre el Ebro". También el edificio del Seminario cuenta con medidas de ahorro energético y agua, y el cuartel de la Policía Local, en el barrio de La Paz "nace con las máximas condiciones medioambientales". Durante su visita al colegio público, Belloch comprobó el funcionamiento de los paneles solares que se han instalado en el tejado, una medida a la que este año se sumará el asilamiento de las fachadas del centro para lograr un 35 por ciento de ahorro energético y evitar la emisión de 124 toneladas de CO2 al año. Estas acciones se encuadran dentro del programa Renaissance, que propicia planes de sostenibilidad para el barrio del Picarral, la zona de Valdespartera, además de aplicar una política activa de sensibilización y educación ambiental. En la primera fase, la instalación de placas fotovoltaicas se han invertido 300.000 euros durante 2008 y en el presupuesto de este año se prevén otros 600.000 euros para el revestimiento de las fachadas de los edificios para dotarlo de un asilamiento más eficiente y evitar fugas de energía. Así, se actuará en los cerramientos y se realizará un cerramiento continuo para evitar tanto pérdidas como ganancias térmicas, además se deberá proceder al cambio de vidrios y puertas, aislamientos de cajas de persianas y otras actuaciones que permitan disponer de una fechada ventilada. MEJORAS Las placas fotovoltaicas del colegio Cándido Domingo se localizan en el edificio de Educación Infantil, una construcción que data de 1989 y que es la más moderna del complejo educativo que data de los años 70. En el tejado del edificio de Infantil se han instalado 105 paneles de 175 megawatios-pico cada uno que supone un suministro de una potencia total de 8 kilowatios-pico a la red y un ahorro de 11 toneladas anuales de CO2. El funcionamiento de estas placas solares producirá un 40 por ciento del consumo eléctrico del colegio y una vez que revistan las fachadas del edificio de Primaria el ahorro energético alcanzará el 35 por ciento del consumo energético de este centro educativo. Este proyecto incluye un tercer aspecto relacionado con la Educación Ambiental, mediante la iniciativa 'Stop CO2'. Se trata de un programa municipal para frenar el cambio climático que vincula a toda la comunidad educativa. De este modo se involucra al profesorado, el personal de administración y servicios del centro, mediante talleres y una labor educativa dirigida al alumnado que supone cambios técnicos, tecnológicos y de hábitos dentro de cada colegio para obtener consumos más sostenibles.