El último tramo de la autovía Ferrol-Vilalba estará en funcionamiento el próximo otoño

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 25 (EUROPA PRESS) El tramo Cabreiros-Vilalba, el último de la autovía que une esta última localidad con Ferrol --la AG-64--, estará finalizado y en funcionamiento el próximo otoño y en su construcción se desarrollarán diversas actuaciones de tratamiento ambiental en los ríos Eume, Chamoselo y Lavadoiro. La consellería de Política Territorial en funciones, María José Caride, visitó hoy las obras de este último trecho, y destacó que "en el proyecto original heredado del anterior gobierno no existía ninguna cautela medioambiental". Asimismo afirmó que la prolongación de la vía hasta Vilalba fue "una apuesta" del Gobierno en funciones, que "tomó la decisión de conectarla con la A-6 y la A-8, ya que el proyecto del anterior Ejecutivo terminaba en As Pontes", dijo. Así, pasado el verano se prevé que los conductores puedan circular de forma ininterrumpida por los 56 kilómetros que separan Vilalba y Ferrol. La vía tiene en funcionamiento el 80 por ciento del recorrido --43 kilómetros entre Ferrol y As Pontes-- y restan por terminar los 13 que conectarán con la localidad lucense. Las obras de este tramo, que comenzaron en octubre de 2007, están al 52 por ciento y recibirán 40 millones de euros, del total de 200 que costará la infraestructura. En el trecho entre Cabreiros y Vilalba habrá enlaces en la primera localidad y en Cabodealdea y se construirán siete pasos superiores, nueve inferiores y un puente sobre el río Trimaz. La plataforma tendrá 24 metros de ancho en cuatro carriles --dos por sentido-- de 3,5 metros cada uno y la vía dispondrá de dos aceras interiores y dos exteriores, así como de una mediana de dos metros. Incorporará también las medidas de protección de motoristas. En cuanto al impacto medioambiental de las obras, Caride explicó durante su visita que el Consello de la Xunta aprobó un gasto de 0,5 millones de euros para proseguir las medidas correctoras de la calidad de las aguas en el Chamoselo y el Lavadoiro, que se hacen de forma sistemática desde hace meses. Además, indicó que se contrataron los trabajos de sellado del vertedero que está al lado de la glorieta de Airíos por 2,4 millones de euros.