Fomento licita las obras de un nuevo punte sobre el Río Miño en la provincia de Lugo

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 16 (EUROPA PRESS)

El Ministerio de Fomento licitó hoy las obras para la ejecución del nuevo puente sobre el río Miño en Lugo, que permitirá mejorar los accesos y salidas del casco urbano desde el Oeste de la ciudad, sustituyendo en esta función al antiguo puente romano. Elpresupuesto de la licitación asciende a 21.453.987,98 euros.

Según informó Fomento, la longitud total del nuevo puente metálico es de 195 metros y en el se distinguen dos tramos, uno de 95 metros de longitud sobre el cauce del río Miño, con una tipología estructural de arco parabólico con tablero inferior; y otro, de 100 metros, que es un viaducto de acceso al puente arco, con un esquema estructural tipo viga-cajón con dos vanos de 50 metros de luz y cuya principal función es la de minimizar la ocupación de los terrenos en la ladera derecha del río.

Además, la sección transversal del tablero presenta dos calzadas separadas por una mediana con un ancho total de 24,10 metros en eltramo recto del puente, en la que se alojan aceras en ambas márgenesde 2,10 metros. En el tramo en "arco", la sección transversal se amplia hasta 26,30 con aceras de 3,20 metros, dondese ubica una línea de bancos.

CIRCUNVALACIÓN DE LA N-VI

Además de la construcción del propio puente, Fomento anunció la creación al oeste del río Miño de los viales necesarios para conectar la circunvalación de la N-VI con las carreteras del sur de Lugo, por una parte con la carretera de Portomarín LU-612, a la altura del nacimiento del Regato Chousa da Fonte; y por otra parte con la antigua carretera de Santiago a la altura del acceso al Policlínica Lucense. Con estas conexiones se abren nuevas salidas de la capital hacia la futura Autovía A-54 de Lugo a Santiago.

Asimismo, en el vial de conexión con la LU-612 se proyectó para salvar el cauce del Regato Chousa da Fonte, por motivos medioambientales, un viaducto de cuatro vanos de 27 metros de luz con una longitud total de108 metros, que finaliza en una glorieta en la confluencia con la carretera de Portomarin.

También en el vial de conexión con la N-543 se proyectó un paso inferior para permitir la permeabilidad transversal a las fincas colindantes. Este vial finaliza en una intersección en cruz con la antigua carretera de Santiago.