Mallos de Riglos organizará una campaña sobre la calidad del agua del río Gállego

HUESCA, 13 (EUROPA PRESS)

La Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos organizará una campaña reivindicativa sobre la calidad del agua en el río Gállego. Charlas y paneles de denuncia son dos de las acciones que llevará a cabo.

Lola Jiménez, miembro de esta coordinadora, explicó que "a lo largo del recorrido del río nos podemos encontrar con balsas mal selladas, con vertidos, escombreras y basuras". Se refirió en concreto a "las balsas de Inquinosa, donde se han ido guardando esos fondos de lindano y otros productos y no estamos seguros de que el sellado esté bien hecho, vertidos de Formigal, distintas escombreras y basuras en las orillas que cuando el nivel de agua aumenta recoge todos estos elementos".

Con su protesta, que recorrerá los pueblos de la orilla del Gállego, se pretende que se retiren todos esos elementos. "Tenemos un río con tramos totalmente secos, de 220 kilómetros sólo en 35 lleva todo su caudal. Esto es una situación en la que la calidad y cantidad es preocupante y, por ello, queremos organizar una serie de acciones que acabarán en una marcha azul en otoño, desde el nacimiento hasta la desembocadura".

La coordinadora se encuentra pendiente de la próxima publicación, para su exposición pública de impacto ambiental, del proyecto del embalse de 35 hectómetros cúbicos en el cauce del Río Gállego. El colectivo se opone a un proyecto que, aseguró "inunda el cañón del río Gállego y el tramo de aguas bravas, la base del desarrollo sostenible de la economía de la comarca".

Jiménez apuntó que "ese pantano de 35 hectómetros es dos veces la capacidad del pantano de La Peña y siete veces la capacidad de la presa de Ardisa, es un proyecto que supondría la ruina del motor económico de la zona".

Agregó que "este pantano no nos soluciona nada y a los regantes tampoco, ellos quieren más agua y hay otras soluciones. Esos 35 hectómetros se ahorran con modernización y poniendo balsas laterales dentro del sistema de Riegos del Alto Aragón y no es necesario perjudicar a un territorio para beneficiar a otro".

Esto es precisamente lo que quieren transmitir a la ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino y al presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro, Rafael Romeo, en una reunión que han solicitado.