Camps y Valcárcel piden "igualdad" en la Alta Velocidad y dicen que el Gobierno comete "una doble falta de patriotismo"

Ambos asumen las peticiones de las patronales alicantinas y murcianas para el Corredor Mediterráneo y desdoblamiento de mercancías ALICANTE, 25 (EUROPA PRESS) Los presidentes de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, y de la Región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, coincidieron hoy en reclamar para sus autonomías "los mismos derechos" y "el mismo trato" en infraestructuras que otras regiones de España, hasta el punto que Camps opinó hay "una doble falta de patriotismo" por que "hacer inversiones diferentes" en un mismo país y "no invertir en lugares donde se genera riqueza". Ramón Luis Valcárcel y Francisco Camps clausuraron hoy en la Institución Ferial Alicantina (IFA) un encuentro sobre 'La aportación del AVE al Corredor Mediterráneo', organizado por las instituciones camerales y de las patronales de Murcia y Alicante, y al que asistieron, entre otros, la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, de Elx, Alejandro Soler, y el presidente de la Diputación de Alicante, José Joaquín Ripoll, además de otros representantes políticos y económicos de ambas autonomías. Ambos coincidieron en "una reflexión importante" sobre el reparto de las infraestructuras dentro de España. Según Camps, "no puede haber dos formas de entender España" y reclamó, al igual que su homólogo, "igualdad" en las infraestructuras porque "no puede haber" diferencias de planificación en función del territorio. A este respecto, quiso ir "mucho más allá" y aseguró que "no es patriótico" y "no se puede concebir España como una nación" si "se hacen inversiones diferentes en diferentes sitios de España" y "no es patriótico no invertir en lugares donde se genera riqueza". Por tanto, según dijo, hay "una doble falta de patriotismo". En esta misma línea, Valcárcel opinó que si se hace la Alta Velocidad en otras autonomías, Murcia y Comunitat Valenciana "parece que también tienen derecho para poder reclamar que efectivamente se trate por igual a las comunidades" y también insistió en el "dinamismo", como factor añadido para esta inversión". El presidente de la Región de Murcia planteó así que "hay acaso algo que pueda justificar que alguien con autoridad moral decida qué ciudadanos tienen derecho a la Alta Velocidad y quiénes no". A su juicio, los responsables políticos de ambas comunidades tienen "no sólo la posibilidad, sino también la obligación y la responsabilidad de reclamar juntos este derecho". "Queremos el mismo trato", aseveró. REIVINDICACIONES Los dos dirigentes populares asumieron además las reivindicaciones planteadas por los empresarios alicantinos y murcianos durante el encuentro en IFA. Valcárcel alabó así esta iniciativa "tan acertada como oportuna", ya que es el momento de "optar por una infraestructura o ir abocados de forma directa al fracaso". Desde su punto de vista, "nos hemos defendido y hemos optado por infraestructuras que sería la mejor: la Alta Velocidad" y, además, "un transporte de mercancías que ni se funda ni se confunda". Apostó así por "la mejor de las infraestructuras" y "no por quedarse satisfecho con una infraestructura de Altas Prestaciones en el Corredor Mediterráneo". A su modo de ver, "la Comunitat Valenciana, Alicante y la Región de Murcia están dando sobrasas muestras de dinamismo económico" y resaltó así la importancia de la Alta Velocidad para que se incrementen estos resultados. Finalmente, recordando unas palabras de Saavedra Fajardo: "no puede un ánimo abatido encender pensamientos generosos", aseguró que ambos presidentes tienen "absolutamente encendidos" sus pensamientos "sobre todo por el calor que los empresarios" les trasmiten. De esta misma forma, Camps resaltó las posibilidades del Arco Mediterráneo, donde vive "más de la mitad de la población de España", donde se genera "más de la mitad de la riqueza de España" y por donde pasa "más de la mitad del transporte por toneladas de España". A su entender, esta es "una reliada que necesita una atención importante para que se multipliquen todas las expectativas" que despierta el arco y "vindicar una cuestión necesaria para el presente y el futuro" de la zona "siempre con un discurso de lealtad" y "no de capricho".