Comunidades indígenas panameñas contarán con servicios de agua y salud

  • Panamá, 22 abr (EFE).- Unas 76 comunidades indígenas de la Comarca Ngobe Buglé, en el Caribe panameño, se beneficiarán de un programa firmado hoy por el país y organismos internacionales para asegurarles el acceso a servicios de salud y agua, informó una fuente oficial.

Panamá, 22 abr (EFE).- Unas 76 comunidades indígenas de la Comarca Ngobe Buglé, en el Caribe panameño, se beneficiarán de un programa firmado hoy por el país y organismos internacionales para asegurarles el acceso a servicios de salud y agua, informó una fuente oficial.

El programa, que se debe ejecutar en tres años y demandará una inversión de 4,5 millones de dólares, prevé ampliar la cobertura y mejorar la calidad del agua y saneamiento a través de conexiones intradomiciliarias a 2.073 viviendas y 20 escuelas en los distritos de Kankintú y Kusapín, en la región Ngobe Buglé.

El plan se enmarca en los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU y fue suscrito por la viceministra panameña de Economía, Anelda de González; la coordinadora de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), Cristina Deleito; y el coordinador residente del Sistema de Naciones Unidas en Panamá, José Eguren.

El décimo objetivo de las Metas del Milenio de la ONU es reducir en un 50 por ciento la proporción de personas sin acceso a agua potable hasta el 2015.

Específicamente, el programa busca "reducir las brechas de agua segura y saneamiento en áreas rurales e indígenas excluidas", según un comunicado del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) de Panamá.

La iniciativa contempla la construcción de acueductos y sistemas sanitarios de disposición de excretas y residuos sólidos, para garantizar a estas comunidades servicios de salud y agua.

Los distritos de Kankintú y Kusapín, con una población global de 14.000 personas, limitan con la provincia de Bocas del Toro, en el litoral Caribe, en la zona fronteriza con Costa Rica.

El programa promueve la participación comunitaria a partir del diagnóstico de sus necesidades y de la capacitación de sus miembros para la construcción de sus propios acueductos.

El MEF indicó que el objetivo es impulsar la capacidad de gestión de las comunidades participantes como condición previa, para luego implementar proyectos que incrementen el acceso a fuentes mejoradas de agua y saneamiento.

A la firma del documento también asistió la ministra panameña de Salud, Rosario Turner.

También participan en el proyecto el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Organización Panamericana de la Salud y Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS).

Panamá deberá invertir no menos de 1.000 millones de dólares en los próximos ocho años para alcanzar las Metas del Milenio y asegurar el suministro de agua potable a la mayoría de la población, señalaron expertos en ambiente y agua en noviembre pasado durante un taller del Ministerio de Salud.