Estatuto C-LM.- IURM lamenta que el PP manifieste su "alegría, entusiasmo y gozo" tras la admisión de enmiendas del PSOE

Pujante insiste en la necesidad de crear una mesa institucional para acabar con la guerra del agua entre comunidades MURCIA, 12 (EUROPA PRESS) El secretario general de IURM, José Antonio Pujante, criticó hoy, en rueda de prensa, que el PP haya manifestado su "alegría, entusiasmo y gozo" tras la admisión de las enmiendas del PSOE al Estatuto de Castilla La Mancha y que entrañan en un futuro la caducidad del trasvase Tajo-Segura, "en lugar de manifestar su preocupación y rechazo". A su juicio se debe a que "ellos han sido fundamentalmente defensores de una política demagógica" que se conoce con el nombre de "nacionalismo hidráulico" y todo aquello que pudiera recortarle votos "ha sido el objetivo principal de su política en materia de agua". "Al PP no le ha importado nunca nada la agricultura ni los problemas de los agricultores como el de la comercialización de sus productos", apuntó. "Una preocupación que han ignorado tanto en la Región de Murcia, a nivel nacional como en las instituciones europeas", expresó. Con lo que las tres grandes multinacionales de la Región en materia de comercialización (Eroski, Mercadona, Carrefour) "son los que controlan la política de precios y los que están poniendo en una complicada situación a los agricultores", manifestó el secretario de IURM. "Este es un problema que no ha sido capaz de abordar el PP", sentenció. AGUA. Pujante también responsabilizó de la situación hídrica actual al presidente de la Comunidad y del PP, Ramón Luis Valcárcel, "por abrir en su momento la caja de Pandora con el trasvase del Ebro y la aplicación de la política demagógica del nacionalismo hidráulico en la Región de Murcia". Naturalmente, explicó, "en otras comunidades no se chupan el dedo y visto que eso da muy buenos réditos electorales, C-LM o Aragón se apuntaron al mismo carro" y claro, apuntó, "ahora vienen los lamentos". Además, expresó, "podemos comprobar y constatar el escaso peso político que el PP y su presidente, así como el PSOE tienen en el concierto nacional". "Si realmente hubiese peso político esta situación no se hubiera planteado, ni se habría resuelto de una manera tan fallida para la Región de Murcia como ha ocurrido", añadió. Según el parlamentario la desolación del PSOE ayer en la Asamblea Regional fue consecuencia del daño que "desde el punto de vista electoral puede causar una decisión de esta naturaleza". MESA INSTITUCIONAL. Ante este escenario, Pujante volvió a recordar su propuesta política sobre la necesidad de una mesa institucional del agua con la participación de las comunidades autónomas afectadas por el trasvase Tajo-Segura con la participación del Gobierno central, "de tal suerte que se llegue a un acuerdo satisfactorio, basado en el diálogo y el consenso, para poner las cartas sobre la mesa sobre los usos del agua y su aplicación razonable". Y en consecuencia, "plantear un modelo productivo tanto para la Región como para C-LM que satisfaga a ambas comunidades", pero en cualquier caso, "en la búsqueda de ese acuerdo tiene que compensarse a la comunidad afectada, bien sea por el mantenimiento del trasvase o por su extinción", explicó. En este sentido, aclaró que en el caso de que se mantenga el trasvase Tajo-Segura "la Región y las comunidades que se vean beneficiadas por el mismo tendrán que compensar a C-LM". Si, por el contrario, se plantea la caducidad del trasvase, que a su parecer es lo que ocurrirá, "el Gobierno central debería llevar a cabo inversiones en la Región de Murcia que reorienten el modelo productivo y redimensionen el sector primario de tal suerte que se invierta no menos del 2 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) de la Región". La extinción del trasvase, apuntó Pujante, supondría alrededor de 2.500 millones de euros anuales, "que tendría que invertir el Gobierno central en una política planificada que reoriente el modelo productivo de la Región". A pesar de ello, aseguró que IU es partidaria el mantenimiento del mismo, "es mucho más positivo, incluso para C-LM", porque es una obra social, económica y medioambientalmente amortizada. El hecho de que se pueda trasvasar más o menos agua, insistió, "se puede también conjugar con fórmulas intermedias de tal forma que se compense a la Región si el agua que se trasvasa es inferior a las expectativas o necesidades reales del sector primario". Por tanto, "no se tiene que plantear una disyuntiva radical de mantener o cerrar, puede haber fórmulas intermedias en las cuales se reduzca el caudal trasvasable, pero al mismo tiempo se compense en términos del PIB". Esa es la propuesta política "que yo entiendo que es razonable, de sentido común, que debería liderar el PP, lo que ocurre es que no le interesa, sólo le preocupa utilizar y seguir recurriendo a la demagogia", aseguró. PLATAFORMA. Asimismo, propuso que la posición de la Región entorno al trasvase Tajo-Segura no sea liderada por el Sindicato Central de Regantes (Scrats), sino por una plataforma en la que haya participación de las fuerzas políticas, sindicatos o regantes. Y es que "la importancia del trasvase excede y trasciende del marco meramente agrícola y son más de 120.000 puestos de trabajo los que estarían afectados, tanto indirecta como directamente, por el trasvase". "Una plataforma, que tiene que ser más amplio que el Comité de Crisis y que debería estar liderado por Valcárcel en posición firme y unitaria con IU y PSOE", pero "si lo que interesa es machacar al partido contrario para obtener rentabilidad electoral, habrá que preguntarle a Valcárcel qué prefiere si la rentabilidad electoral del nacionalismo hidráulico o la defensa real de los intereses de la Región de Murcia". De momento, apuntó, "ha elegido la rentabilidad electoral, eso está más claro que el agua, con lo que al final tendremos unas consecuencias nefastas para la Región y el culpable será el presidente de la Comunidad: Ramón Luis Valcárcel". Por último, Pujante consideró que el agua que tiene la Región de Murcia "se debe de quedar en la Región, porque si tenemos escasez de agua no se entiende el hecho de que el agua del acuífero del Altiplano se vaya a otra comunidad". Un agua que es "estratégica y vital para garantizar el abastecimiento futuro de Yecla y Jumilla", señaló. El objetivo final de todo, manifestó, es "acabar de una vez por todas con la guerra del agua entre comunidades", ya que ésta "nos perjudica". El parlamentario recordó también que IU propuso una enmienda a nivel nacional en la que se elimina toda referencia a la fecha de caducidad del trasvase, "bien es cierto que luego hay otra enmienda que viene a plantear que de forma progresiva el trasvase se extinguirá, pero al no ponerle fecha esto puede ocurrir dentro de 50, 100 o 1.000 años", concluyó.