Estatuto C-LM.- PSOE critica que las "imposiciones" de Murcia y Valencia hayan fijado la posición del PP en agua

El acuerdo dependerá de la voluntad de ambos partidos, aunque la del PSOE y Barreda es la de aprobar un texto con el apoyo de todos TOLEDO, 11 (EUROPA PRESS) El diputado nacional y coordinador de los diputados parlamentarios del PSOE de Castilla-La Mancha, Alejandro Alonso, criticó hoy que finalmente hayan sido las "imposiciones" de los presidentes de Murcia y Valencia las que hayan fijado las posiciones del PP en materia de agua en las enmiendas que socialistas y 'populares' han presentado al Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha, como a su juicio evidencia que el encargado de defenderlas fuese un parlamentario 'popular' murciano. En rueda de prensa, el diputado toledano defendió que la gente debería de saber lo que cada partido ha aportado a la tramitación del Estatuto, y confesó sentir "pena de la actitud pasiva y la nula actuación que ha tenido la secretaria general del PP y presidenta regional en Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, "que no ha hecho nada en favor de sacar los postulados de Castilla-La Mancha", como tampoco lo ha hecho el diputado 'popular' por Toledo, Arturo García-tizón. "A De Cospedal, García-Tizón y a los parlamentarios 'populares' de la región se les debería de caer la cara de vergüenza cuando salió a explicar las enmiendas de su partido un diputado de Murcia, que formalmente nada tiene que ver con la región", dijo Alonso, que añadió que De Cospedal "ha quedado desautorizada y ha demostrado que en el PP manda lo que mando yo, nada". A juicio del diputado socialista, la presidenta de los 'populares' regionales ha quedado en una posición "vergonzante" por decir en las Cortes regionales que defiende la posición aprobada inicialmente en las Cortes y "días después su grupo presenta enmiendas que la desautorizan", matizó Alonso, que agregó que "una imagen vale más que mil palabras y es inadmisible la ausencia de posición política del PP, aunque en política todo es posible y hay margen de esperanza para aprobar el texto". Preguntado sobre si la reforma del Estatuto de Castilla-La Mancha saldrá adelante con la mayoría socialista, defendió que son "situaciones de futuro", y que hay acuerdo en gran parte del texto y una discrepancia grave en tema de agua. "Esto dependerá de la voluntad de ambos partidos, pero la del PSOE y la del presidente regional, José María Barreda, es que el texto pueda aprobarse con el acuerdo de todos los grupos políticos, incluido el PP". MATEMÁTICAS PARLAMENTARIAS También a preguntas de los medios, sobre los votos que serían necesarios para que saliera adelante la enmienda que su partido ha presentado al preámbulo y que contempla la caducidad del trasvase en 2015, Alonso explicó que serían necesarios 176 votos, algo que se podría sacar sin el PP, "pero otra cosa es que interese y convenga políticamente, porque las matemáticas parlamentarias lo permiten". Retomó el diputado toledano las críticas a De Cospedal y García-Tizón, indicando que ambos dirigentes han sido incapaces de imponer en su partido ningún planteamiento en favor de la defensa de los intereses de los castellano-manchegos, "porque finalmente han sido las imposiciones de los presidentes de Murcia y Valencia las que han fijado las posiciones del PP en materia de agua". Alejandro Alonso justificó el hecho de que ambas formaciones mayoritarias presentarán enmiendas por separado a la "incapacidad absoluta del Partido Popular a presentar propuestas conjuntas", agregando que su partido ha hecho numerosos intentos para que así fuera "pero la Dirección Nacional del PP ha sido incapaz de negociar, sobre todo en lo relacionado con el agua", dijo. Según Alonso tampoco ha habido acuerdo porque los 'populares' han pretendido rebajar el contenido de la enmienda presentada por el PSOE y rebajar las pretensiones de Castilla-La Mancha en relación a dos cosas importantes como son la reducción del agua trasvasada y la posterior eliminación del trasvase y la disposición de una reserva estratégica de agua. Como muestra de ello, aseveró que ambos partidos trabajaron sobre un mismo documento que quedó finalizado en el mes de diciembre y que no ha sido aprobado por la dirección del PP "por la incompetencia absoluta de los dirigentes 'populares' de Castilla-La Mancha que se han plegado a los intereses de Murcia y Valencia". Por ello, y ante la falta de alternativas presentadas por el PP, el diputado socialista toledano explicó que su formación en la Mesa del Congreso decidió no ampliar más el plazo de enmiendas, para que cada grupo presentará por separado las suyas, "algo inconcebible después de que ya existiera un documento que se había negociado", subrayó. ENMIENDAS Dicho esto, el diputado toledano desmenuzó parte de las enmiendas que ambas formaciones han presentado al preámbulo, al articulado y a la disposición primera del texto autonómico castellano-manchego, en lo referente al tema del agua. Así en relación al Preámbulo, en la enmienda de los socialistas se expresa "claramente el compromiso de disminución progresiva de agua trasvasable, cuya plena eficacia habrá de alcanzarse en el año 2015, y que para las Cortes de Castilla-La Mancha conllevaría la extinción del trasvase". Mientras, el PP, dijo Alonso, fija en el preámbulo su posición, "pues incorpora un compromiso de mantenimiento de la interconexión de las cuencas y elimina cualquier referencia a la disminución progresiva de las aguas trasvasadas y únicamente incluye una referencia a la revisión del citado trasvase, no dice si al alza o a la baja, con un horizonte del año 2105", explicó. Otro de los temas esenciales, prosiguió, es la reserva de 600 hectómetros cúbicos. Sobre este asunto, el PSOE recoge en su enmienda la existencia de una reserva de agua no trasvasable estimada en dicha cantidad, en los pantanos de cabecera del Tajo, para uso exclusivo de Castilla-La Mancha. Por contra, el PP, en una enmienda que Alonso calificó de "cómica", que demuestra su desconocimiento absoluto en estos temas, transforma una reserva no trasvasable en una estimación de consumo de agua en la misma cifra para toda la región y todas las cuencas. Esto quiere decir que si esta enmienda es aprobada en estos términos "simplemente y llanamente supondría que nos dejan sin agua y habríamos propuesto una reforma de Estatuto que en lugar de resolver los problemas de agua, los mantendría", manifestó. "Si el PP cree que las necesidades totales de agua de la región son 600 hectómetros cúbicos, demuestra un desconocimiento absoluto de la realidad, pues las necesidades conjuntas de todas las cuencas se situarían por encima de los 3.000 hectómetros", indicó. En cuanto a la enmiendas a la disposición transitoria primera, en las de los socialistas reza un compromiso "claro" de reducir progresivamente las aguas trasvasadas, mientras que el PP sustituye la disminución progresiva del trasvase "por la pretensión inconcreta de que las aguas trasvasadas sean acordes con el cumplimiento de las Directiva Marco del Agua". Respecto al resto de enmiendas, Alejandro Alonso aseguró que entre ambas formaciones hay coincidencia en todos los ámbitos, entre los que citó el desarrollo estatutario, los temas competenciales y los que afectan a la organización y funcionamiento. PLAZOS Por último, según indicó el parlamentario toledano, a partir de hoy se constituirá la ponencia, de la que formará parte el propio Alonso como representante del PSOE, que estudie las enmiendas y tras este trámite el texto se votará en la Comisión Constitucional y después en el pleno del Congreso. A partir de ahí pasará al Senado y si hubiera enmiendas de modificación volvería al Congreso para su ratificación, dijo Alonso, que agregó que, si todo va bien, el texto podría estar terminado en este periodo de sesiones.