Feragua considera "ambiguo" el anteproyecto de Ley de Aguas mientras que Areda lo califica de positivo

SEVILLA, 17 (EUROPA PRESS)

La Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía (Feragua) y la Asociación de Regantes de Andalucía (Areda) valoraron de diferente manera el anteproyecto de Ley de Aguas en la reunión de hoy del Consejo Andaluz del Agua, ya que la primera lo consideró "inquietantemente ambiguo" y la segunda lo calificó como "positivo".

En un comunicado, Feragua indicó que la nueva ley proyectada por el Gobierno andaluz "quiebra" algunos principios de la Ley Nacional de Agua y "vulnera" la ley estatal, y es "inquietamente ambigua" en materia impositiva al contemplar una serie de reformas que "no quedan suficientemente definidas y que dejan al criterio de su aplicación la supervivencia o ruina completa de un regadío que ya se encuentra en situación crítica".

Asimismo, señaló que la norma hace "colisión" con la legislación nacional en varios puntos. El primero de ellos es la modificación del concepto de 'usuarios de agua' que en la legislación nacional se identifica con los gestores o titulares de una concesión y en el texto andaluz se "confunde" con el de consumidores, "una confusión interesada y concebida para restar a los usuarios representatividad y capacidad de participación en la política hidráulica".

El texto del Gobierno andaluz también "quiebra", según explicó, la ley nacional superior cuando suprime el principio de respeto a la unidad de cuenca hidrográfica, "una aniquilación que obedece al modelo provincial que ha fracasado en el litoral y que, pese a ese fracaso, la Consejería de Medio Ambiente quiere implantar en todo el territorio andaluz, abriendo la espita de los conflictos territoriales", explicó la presidenta de Feragua, Margarita Bustamante.

En materia impositiva, Feragua se mostró preocupada con la modificación del actual canon de regulación y la creación de un nuevo canon de servicios generales, por el que "los usuarios tendrán que hacerse cargo de los gastos relacionados con algo tan genérico y ambiguo como los servicios generales para cubrir los gastos de administración de la Agencia Andaluza del Agua destinados a garantizar el buen uso y la conservación del agua".

Así, destacó que con esa fórmula "puede entrar todo lo que buenamente se les pueda ocurrir a los gestores de la Agencia Andaluza del Agua". Por consiguiente, Feragua estimó que la modificación del actual canon puede representar "un coladero" para aumentar las cargas impositivas del regadío y acabar "de lastrar" su futuro.

Asimismo, Feragua consideró "terriblemente desafortunado" el tratamiento que hace la nueva norma de la revisión de las concesiones, pues "abre la puerta a que los ahorros conseguidos por la modernización del regadío se empleen en nuevos usos en lugar de en aumentar la garantía de agua para todos los usuarios".

De igual manera, explicaron que la figura del Banco Público de Aguas debe servir "únicamente" para flexibilizar las concesiones en los casos de sequía y se opusieron a que sea utilizada como "vía indirecta para conseguir el uso del agua, saltándose el régimen de concesiones y poniendo en peligro la sostenibilidad de las cuencas a través de la entrada encubierta de nuevos usuarios".

Por su parte, Areda calificó como positivo el anteproyecto de Ley de Aguas del Gobierno andaluz, aunque reconoció que presentará alegaciones ante aspectos de menor calado.

En este sentido, indicó su acuerdo en que que la nueva ley contemple la unidad de gestión de las aguas y de los sistemas de explotación, del mismo modo que recoge la revisión de los derechos concesionales y el establecimiento de un régimen tarifario que abarca a todos los usuarios del agua.

A su vez, otro de los aspectos valorados por Areda fue la implantación del Banco Público del Agua que considero "muy flexible con intercambios de derechos entre usuarios de distintos usos así como la creación de un Observatorio en el que participarán los diferentes agentes sociales".

Explicó que el borrador contempla el cambio de uso del agua en los derechos concesionales, lo que permite resolver, entre otras situaciones, las demandas de las termosolares. Asimismo, destacó como aspecto innovador la inclusión de la regulación de las aguas subterráneas así como la autogestión de los usuarios en este ámbito, "aspectos no estaban recogidos en la Ley de Aguas que funciona a nivel nacional actualmente".