Segura

MURCIA, 6 (EUROPA PRESS)

El director general del Agua de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, Miguel Ángel Ródenas, aseguró hoy en Niza que "hay que recuperar el trasvase del Ebro y mantener el del Tajo-Segura como única forma de garantizar un suministro de agua sostenible, abundante y viable para nuestra economía". A su juicio, "de esta manera se solucionaría también el mayor problema ambiental de la cuenca del Segura, la sobreexplotación de los acuíferos".

Ródenas, quien realizó estas declaraciones en el marco de la reunión de trabajo del Comité Económico y Social Europeo 'Mediterráneo: afrontar los desafíos del desarrollo sostenible', en la que participó con la conferencia 'La gestión del agua en la Región de Murcia', consideró que la desalación masiva como fuente principal de suministro de agua "es insostenible, porque es muy cara y consume demasiada energía".

Así, destacó que "el consumo energético excesivo de la desalación, va en dirección contraria a lo marcado por el protocolo de Kioto, y además hay que actuar con mucha precaución, ya que el vertido de salmuera al mar puede llegar a ser letal para la vida marina".

Por otra parte, desde el punto de vista económico, aclaró que "la desalación incide negativamente, porque requiere importar más energía" y recordó que España "importa el 80 por ciento de la energía que consume".

A su vez, el director del Agua resaltó que la escasez de este recurso "hace insostenible el desarrollo de algunos territorios del arco mediterráneo español, como es el caso de la Región de Murcia, donde tenemos una infraestructura económica, productiva y exportadora basada en el regadío, y para mantenerla necesitamos agua".

En su opinión, la Región de Murcia "es ejemplar en la gestión del agua, en modernización de regadíos, en depuración, en reutilización y en ahorro". Pese a ello, añadió, "las lluvias son insuficientes y la Región necesita agua para su economía", y esto "tiene que saberlo Europa y actuar en consecuencia".

Y es que, la infraestructura del trasvase Tajo-Segura, "que en estos momentos está en entredicho, es una obra de imperiosa necesidad, que supone agua de gran calidad y con un precio viable, para beber en las ciudades y para regadío".

Por último, Ródenas recordó que "el 50 por ciento del agua que bebemos procede del trasvase Tajo-Segura, y la Región exporta anualmente 1.500 millones de euros de frutas y hortalizas". Esta cantidad supone el 20 por ciento de todo lo que exporta España, "una cifra muy importante que se obtiene gracias al agua de este trasvase" concluyó en un comunicado.