Casi 36.000 madrileños tienen licencia de caza para poder ejercer la actividad cinegética en los 774 cotos de la región

La pasada temporada se cazaron 137 corzos MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

Un total de 35.864 madrileños cuentan con licencia de caza concedida por la Comunidad de Madrid para poder ejercer la actividad cinegética en los 774 cotos de la región, según informaron a Europa Press fuentes de la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio.

Los permisos que concede el Ejecutivo autonómico se refieren exclusivamente a la caza mayor, ya que para la menor no es necesario solicitar ningún tipo de permiso, salvo que se trate de batidas extraordinarias, como en el caso del control de conejos en verano o de predadores en primavera, como las urracas y los zorros.

En cuanto a la caza mayor, de la que existen 125 cotos específicos, se establecen monterías, baterías, ganchos de caza mayor y recechos. Sus precios rondan, de media, los 3.000 euros. Uno de los animales más atractivos para este tipo de actividad cinegética es el corzo. Así, según datos regionales, en la temporada 2007-2008 se cazaron 137 corzos.

MEDIO MILLÓN DE HECTARÉAS DE CAZA

Por otra parte, el total de la superficie de la Comunidad dedicada a la actividad cinegética fue de 530.575 hectáreas. Tanto el terreno dedicada como el número de licencias es sensiblemente inferior a otras comunidades autónomas como Castilla-La Mancha, Extremadura o Andalucía, donde además genera importantes movimientos económicos. De hecho, el número de cazadores en España se acerca al millón.

No obstante, para Ecologistas en Acción, el 73 por ciento de la superficie no urbanizada en la región es coto de caza y, por ello, "cada vez son más los conflictos que se producen entre los cazadores y el resto de los usuarios de la naturaleza".

Mientras los ecologistas consideran que la Consejería de Medio Ambiente beneficie "sistemáticamente" a los cazadores y dueños de fincas con su normativa, los cazadores aseguran que existen una buena coordinación entre naturaleza, agricultores y ciudadanos de los municipios donde se practica.

Por otro lado, la organización ambientalista criticó que desde hace años la Comunidad está permitiendo la instalación de vallados cinegéticos, "que impiden totalmente el paso y el cierre de caminos, incluso de caminos públicos, de forma previa a las monterías o ganchos, para evitar que se moleste a los animales, que luego serán matados, y para asegurar teóricamente la seguridad de las personas, aunque la propia normativa prohíbe disparar desde y hacia los caminos".

Por su parte, un portavoz del departamento que dirige Ana Isabel Mariño señaló que los vallados cinegéticos que se incorporan "cumplen la normativa y siempre están ajustados a la declaración ambiental".

REGLAMENTACIÓN

Las licencias de caza y pesca, expedidas por la Dirección General del Medio Natural de la Comunidad de Madrid, constituyen documentos personales e intransferibles cuya tenencia es necesaria para el ejercicio de la actividad cinegética y piscícola.

Se establece así, por tanto, un único tipo de licencia para el ejercicio de la caza o de la pesca en el ámbito del territorio madrileños, concretándose en esta última la especialidad de con armas o sin ellas. La licencia sólo habilitará a su poseedor para cazar cualquier especie que esté fijada para ellos.

Los periodos de caza y los calendarios de veda los establecerá cada año el Gobierno regional. Aunque suelen durar desde mediados de octubre hasta febrero, cabe la posibilidad de que se conceda un permiso puntual para el control de poblaciones.

En los terrenos sometidos a régimen cinegético especial se precisa estar en posesión de autorización expresa del titular del acotado para el ejercicio de la caza. Las licencias de caza o pesca podrán solicitarse por un período de uno a cinco años computable a partir de la fecha de expedición. En el caso de menores de 16 años, el período máximo de vigencia será el restante hasta dicha edad y nunca superior a los cinco años y en la de mayores de 65 será indefinida.