La Federación de Caza de C-LM rechaza el "acoso mediático" desatado en contra de la actividad cinegética

ALBACETE, 19 (EUROPA PRESS) La Federación de Caza de Castilla-La Mancha mostró hoy su rechazó al "acoso mediático" que se ha desatado contra la caza y los cazadores a raíz de los hechos protagonizados por miembros del Gobierno de España, de la Judicatura y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. En un comunicado, criticó este "acoso" y recordó que en Castilla-La Mancha, así como en el resto del territorio del Estado Español, la caza es una actividad lícita, muy reglamentada y practicada por un millón de españoles. Además, la Federación de Caza de Castilla-La Mancha puso de manifiesto que prácticamente la totalidad del territorio español, está declarada como coto de caza o cualquier otra figura administrativa de protección y gestión del territorio. Asimismo, subrayó que la caza constituye una herramienta "imprescindible e insustituible" de gestión del territorio y los espacios naturales y lo hace de una manera sostenible y, que su práctica no supone ningún tipo de impacto ambiental significativo, si no más bien, contribuye a mantener un equilibrio poblacional, que de otro modo se vería gravísimamente alterado. Esta Federación señaló que para algunas personas, sobre todo los que viven en el medio rural, más que una actividad de ocio de fin de semana, supone un modo de entender la vida y posee un fuerte arraigo social, constituyendo además una nada desdeñable fuente de ingresos en las mencionadas zonas rurales. "Las constantes manifestaciones contrarias a la actividad cinegética, han llevado a los cazadores a mostrarse hartos de ver, como personas con fuerte poder mediático, sin conocer ni entender la caza, aprovechen cualquier resquicio para arremeter contra ella y contra los que la practicamos" indicaron. Por último, sin entrar en valoraciones para no favorecer a ninguna fuerza política, aseguraron que esta federación, se reserva el derecho de recurrir a la vía judicial para atajar cualquier manifestación que atente contra el honor y la dignidad de cientos de miles de cazadores que ejercen sus derechos practicando esta actividad ancestral, y totalmente lícita.